lunes, 11 de agosto de 2014

Reseña: Que nunca amanezca - Abigail Gibbs

Título: Que nunca amanezca
Título original: The Dark Heroine (Dinner with a Vampire)
Autor/a: Abigail Gibbs
Editorial: Planeta
Pág. aprox.: 544
Precio aprox.: 16.06 / 5.95 (oferta)
Sinopsis
«Antes de que pudiera decir una sola palabra más, Kaspar me empujó contra la pared y comenzó a recorrerme el cuello con los labios. Se le agitó la respiración y sentí su fuerza, su poder, su hambre. Su aliento no me calentó la piel como lo habría hecho el de cualquier otra persona, sino que me dejó helada y provocó que un escalofrío me recorriera los hombros y los brazos. Sentí que mi corazón latía de manera irregular, tan frenéticamente que las venas de mis muñecas pugnaban por atravesarme la piel.» Un momento puede cambiar tu vida para siempre. ¿Estás preparado?
Opinión
Una noche como otra cualquiera, Violet Lee estaba esperando a su amiga en Trafalgar Square cuando un grupo de hombres se materializó delante de ella. Lo que Violet no sabe es que ese grupo de hombres son cazadores de vampiros. La chica trata de ocultarse y pasar desapercibida, creyendo que nada tienen que ver con ella, pero unas extrañas criaturas asesinan a los cazadores y la raptan. Violet se ve arrastrada a una enorme y oscura mansión a las afueras de Londres por unos vampiros liderados por el príncipe Kaspar Varn. La vida de Violet da un giro de 180º al verse atrapada entre las cuatro paredes de Varnley, la casa de la familia real vampírica. Al principio teme y rechaza a los vampiros que la han traído hasta allí, pero pronto su concepto de ellos va cambiando debido no sólo a la extraña relación que entabla con el atractivo y despiadado Kaspar, sino también por los descubrimientos que realiza sobre su destino y su futuro. 

Mi experiencia con vampiros es bastante reducida, aparte de la saga Crepúsculo (sí, yo también la leí) y los tres primeros libros de Crónicas Vampíricas de L.J. Smith, en los que supuestamente se basa la serie, no había leído nada más de estas criaturas de la noche. Sin embargo, las ofertas a 5.95 de cierto centro comercial incluían Que nunca amanezca, que reconozco que me había llamado la atención con anterioridad tanto por su portada, bastante atrayente, como por tratarse de esas novelas cuya fama se fraguó en la red. Así que sin pensarlo demasiado lo compré y aunque no es la novela del año, confieso que me ha entretenido bastante. Quizás se deba a que mis expectativas eran cero, sí, absoluta y completamente nulas y por ello como lectura de verano no ha estado mal. 

Que nunca amanezca recupera el tema de los vampiros, pero no penséis ni por un segundo que la autora elige la versión más azucarada de estas criaturas nocturnas. Para nada. Aquí, los vampiros beben sangre humana y no les importa matar para alimentarse. Lo mismo ocurre con el protagonista masculino, Kaspar, que aunque a veces caiga en el tópico de chico malo de corazón de oro, en cierto sentido se mantiene fiel a su esencia y no se ablanda hasta resultar irreconocible, sino que madura, pero sigue teniendo sus momentos rebeldes. Violet tampoco se queda atrás, ya que no es la típica que se enamora al segundo del protagonista de turno, sino que hasta el final mantiene sus dudas respecto a la naturaleza vampírica y a la relación con Kaspar.

La prosa de la autora es muy ágil, sencilla y simple. Sin embargo, a veces resultaba cansino, al menos para mí, el que empleara la conjunción pues repetidamente, ya que ralentizaba la lectura. Es como si tratara de darle un aire poético a su pluma, pero no lo consigue. No obstante, no todo es negativo, puesto que en general el ritmo de la acción es trepidante y adictivo, los acontecimientos se suceden uno de detrás de otro y enseguida te sumerges en la historia, preguntándote si Kaspar y Violet acabarán juntos, si ella se convertirá en vampira, si él cambiará por ella... Confieso que pensé que Que nunca amanezca no iba a gustarme nada de nada, pero desde los primeros capítulos la trama me atrapó de una manera que a día de hoy sigo sin comprender. 

Violet Lee es la protagonista de la novela y aunque es ella la que nos narra la mayor parte de la historia, Abigail Gibbs, la autora, intercala algunos capítulos desde la perspectiva de Kaspar Varn, el príncipe vampiro, que nos permiten conocer mejor al personaje. Violet es descarada y no duda en decirle lo que piensa a Kaspar, pese a que él podría matarla cuando quisiera. Kaspar es de esos que se refieren a la chica con el manido Nena, que en inglés podría soportar, pero en español me saca de quicio. Es un príncipe que hace lo que quiere cuando quiere, sin importarle nada más. Sin embargo, no esperaba encontrarse con alguien como Violet que le desairara o que replicase casi todo lo que dice. La tensión sexual que hay entre estos dos es sin duda el punto fuerte de la novela y la autora la muestra de una forma natural, tratando el tema del sexo sin tapujos, pero sin caer en lo vulgar, sino con elegancia. Al igual que el lenguaje de Violet y del resto de vampiros jóvenes, que emplean palabras y expresiones propias de personas de esa edad, es decir, con palabrotas y sin florituras, pero siempre correctos. No obstante, he tenido un problema con estos dos y ha sido la voz interior de ambos, que aunque tiene un por qué, era un poco desesperante, más la de ella que la de él, al ser Violet la narradora principal. 

Que nunca amanezca forma parte de una serie que, según tengo entendido, se titula The Dark Heroine, que a su vez hace referencia a una trama más o menos secundaria de la novela. Existe una segunda parte cuyo título es Autumn Rose, pero está protagonizada por otros personajes que tienen una aparición estelar en Que nunca amanezca. Con esto quiero decir que puede leerse como una novela autoconclusiva, ya que la trama principal queda prácticamente cerrada y es esa subtrama de las heroínas oscuras lo que queda abierto, que a mí pues tampoco me resultó interesante, sino más bien un poco forzada. Así que si os interesa y por ese precio, no lo dejéis escapar por tratarse una saga de vete tú a saber cuántos volúmenes, porque lo que es la historia de Violet y Kaspar tiene final. 

Que nunca amanezca es una historia de vampiros, de la familia Varn, de Violet y Kaspar. Quizás no sea novedosa ni original, pero la autora consigue atraparte hasta que llegues a la última página del libro y descubras si Violet y Kaspar alcanzan la posibilidad de un futuro. Una lectura ideal para el verano que no te marcará, pero que te entretendrá. 
Autor/a
Abigail Gibbs nació en Devon, Inglaterra. Tiene 18 años y actualmente está estudiando un MB en la universidad de Oxford. Lo que más miedo le da es la sangre y es vegetariana. Con 15 años empezó a postear su novela online con el seudónimo de cansel12. Divide su tiempo entre su familia, sus estudios, sus historias y toma mucho café para sobrevivir a todo ello.

Gracias por leer...

1 comentario:

  1. Hola!
    Me ha gustado mucho la reseña; y el libro, aunque no soy muy de vampiros, si lo encuentro en algún sitio le daré un oportunidad. Me alegra que lo hayas disfrutado. Besos!

    ResponderEliminar

Puedes dejar tus comentarios acerca de lo que te ha parecido la entrada, pero el único requisito para hacerlo es que sea siempre con respeto. Los comentarios serán bien recibidos siempre y cuando no contengan spam ni insultos...