viernes, 21 de abril de 2017

Reseña: Pequeñas mentiras (Big Little Lies) - Liane Moriarty

Título: Pequeñas mentiras
Título original: Big Little Lies
Autor/a: Liane Moriarty 
Editorial: Suma de Letras 
Pág. aprox.: 504
Precio aprox.: 9.95 (bolsillo) 
Sinopsis
¿Un asesinato? ¿Un trágico accidente? ¿O simplemente unos buenos padres que no se están portando tan bien como deberían?

Lo que es indiscutible es que alguien ha muerto. Pero ¿quién hizo qué?

Madeline es una fuerza de la naturaleza. Es divertida, mordaz y apasionada, lo recuerda todo y no perdona a nadie. Ni a su exmarido y su nueva esposa, que se acaban de mudar junto a ella.

Celeste posee el tipo de belleza que hace que el mundo se pare a mirar. Aunque a veces puede parecer un poco nerviosa ¿quién no lo estaría con ese par de gemelos traviesos? Ella y su marido llevan una vida de ensueño, pero los sueños tienen un precio, y Celeste tiene que decidir cuánto está dispuesta a pagar.

Jane, madre soltera y nueva en la ciudad, es tan joven que la confunden con la niñera. Además alberga preocupaciones impropias de su edad y tiene ciertas dudas secretas sobre su hijo. Pero... ¿por qué?

Pequeñas mentiras es una extraordinaria historia sobre estas tres mujeres en una encrucijada, sobre exmaridos y segundas esposas, madres e hijas, escándalos de patio de colegios y las peligrosas mentirijillas que nos contamos a nosotros mismos para poder sobrevivir.

Opinión
Alguien ha muerto en la noche del concurso de preguntas para padres del colegio de la península de Pirriwee. A primera vista parece un terrible accidente, pero la policía no duda en etiquetarlo como un asesinato. Sin embargo, los interrogatorios a los asistentes a aquella fatídica velada no están dando los resultados esperados. En primer lugar, porque aquellos deliciosos cócteles llevaban mucho alcohol. Por no hablar de la inquina, el rencor y las peleas de patio de colegio en la que se habían metido las madres de primero. ¿Quién era el acosador de la pequeña Amabella? ¿Tiene Madeline un talento especial para embrollarse en los conflictos? ¿Acaso podían fiarse de Jane Chapman y su hijo? ¿Qué se ocultaba bajo la fachada de perfección de Celeste? ¿Por qué Bonnie y Nathan habían elegido ese barrio, el mismo en el que residía la ex-mujer de él, para mudarse y no otro? ¿Dónde estaban sus padres cuando Abigal se embarcó en aquel descabellado proyecto? ¿Qué escondía esa nueva amistad entre Celeste, Madeline y Jane? Lo que está claro es que aquellas personas estaban envueltas en una guerra de intenciones que todos estaban dispuestos a ganar, pero ¿serían capaces de cometer un asesinato? Y, si así fuera, ¿quién es el responsable de que aquella noche terminara en tragedia?  

A pesar de que apenas han pasado cuatro meses desde que empezó el año, ya puedo afirmar sin temor a equivocarme que Pequeñas mentiras o, en su idioma original, Big Little Lies, es una de mis mejores lecturas del 2017 y de mi vida lectora. Algo que no debería sorprenderme, ya que cada uno de los libros que he leído de esta autora han ocupado una o ambas categorías. Asimismo, no sólo su obra me ha enamorado, sino que Liane Moriarty se ha convertido en una de mis escritoras favoritas. Su estilo fresco, salpicado de unas gotas de humor y cargado de realismo es absolutamente adictivo. La australiana logra que la vida cotidiana de un grupo de mujeres y el entorno que las rodea sea tan intrigante que te es imposible parar de leer. A ello hay que sumarle el misterio que la autora le suele infundir a sus historias y, si bien en ocasiones se trata de un suceso ordinario, como ya ocurriera en Truly Madly Guiltyde un oscuro secreto como en El secreto de mi marido o de un asesinato, como es el caso de Pequeñas mentiras, esa incógnita constante que impregna las páginas y que contagia al lector de una irresistible necesidad de averiguar qué ha sucedido es el ingrediente perfecto para convertir estas lecturas no sólo en entretenidas, sino en inolvidables. 

Pequeñas mentiras reúne varios de los elementos que caracterizan las novelas de Liane Moriarty. Una pequeña y familiar región de Australia como telón de fondo, tres mujeres como protagonistas, problemas tan comunes que es imposible no sentirse identificada y un misterio que redefinirá la vida de todos los involucrados. En esta ocasión, serán la temperamental Madeline, la introspectiva Celeste y la joven Jane a quienes acompañaremos a lo largo de esta aventura por descubrir qué pasó la noche del concurso de preguntas, quién ha muerto y a manos de quién, quién era el acosador del colegio, qué se esconde detrás de la imagen que ofrecemos de nosotros mismos a los demás y cómo afectan las falsas presunciones cuando se ignora la verdad. 

A diferencia de las otras obras que he leído de la escritora, Pequeñas mentiras trata temas de índole delicada. Situaciones difíciles que, por desgracia, muchas personas sufren diariamente. Desde el tan temido bullying, ya no sólo en las aulas, sino en las propias puertas del colegio entre algunas de las madres, hasta el maltrato físico y psicológico y las relaciones sexuales no consentidas. Cuestiones que, pese a ser muy complicadas, Liane Moriarty aborda con la dureza, la naturalidad y el realismo adecuado, sin caer en el drama por el drama e, incluso, adornado con ese humor sencillo y sutil que brilla en su obra. Unos asuntos en los que de una manera u otra la comunidad de Pirriwee se ve envuelta, y, en especial, las tres protagonistas, Madeline, Celeste y Jane. 

Las tres mujeres que lideran Pequeñas mentiras no podrían ser más diferentes entre sí, ya no sólo por sus personalidades, sino por las vidas que llevan de puertas para adentro. Por un lado está Madeline, quien, pese a la complicada situación que vive con Abigail, su hija nacida de su primer matrimonio, puede afirmar que lleva una vida normal. No por ello es una vida tranquila; como mujer debe hacer frente a situaciones tan mundanas, pero cruciales como los primeros episodios de la menopausia, su papel como madre, que combina con un trabajo a tiempo parcial, ser la esposa de Ed y lidiar con su ex-marido, Nathan, y su nueva mujer, Bonnie, así como de la rebeldía de Abigail. Por su parte, Celeste aparece como la mujer que lo tiene todo. La belleza y la dulzura, la familia perfecta, la casa perfecta, el marido perfecto, los hijos perfectos. Y, sin embargo, siempre está tan melancólica, tan encerrada en sí misma. Lo que nadie sospecha es que ella y Perry, su marido, esconden un secreto del que Celeste se avergüenza. Un secreto del que se siente cómplice. Del que desea escapar, pero del que no puede huir. A Celeste y a Madeline se les une Jane, una chica joven y apagada, madre de un niño encantador en el que teme hallar los rasgos y el carácter de quien ha marcada su vida de la mejor y peor manera posible. 

Madeline, Celeste y Jane son tres protagonistas femeninas fascinantes que cautivan cada una a su manera. Tres mujeres con las que me he sentido identificada, con las que he reído y de las que me he preocupado, cuyos pensamientos y opiniones he compartido. Mujeres reales con vidas reales y problemas reales, tanto, que he temido y apretado los dientes de rabia por las situaciones que deben afrontar Celeste y Jane, y compadecido a Madeline por esos pequeños malentendidos diluidos en injusticia que no dejan de ser como la vida misma. Situaciones que sus respectivos entornos sólo pueden complicar o ayudar a sobrellevar. Un amplio elenco de personajes tan bien trazado y definido que te hace sentir uno más en su pequeña comunidad de madres y padres, de matrimonios y escuelas infantiles. A lo que se añade un turbulento asesinato que, a pesar de mantenernos pegados a las páginas de Pequeñas mentiras, pasa a un segundo plano en favor de las historias de Celeste, Madeline y Jane que, a su vez, están relacionadas con el incidente del concurso de preguntas. Un misterio que no decepciona, tan previsible que resulta imprevisible y la guinda perfecta para una compleja e interesante historia.    

Pequeñas mentiras es un trepidante relato sobre las mentiras que nos contamos a nosotros mismos, las verdades en las que queremos creer y los secretos que tememos ocultar. Una novela donde un terrible incidente pone de relieve las grietas de la vida de una pequeña comunidad, en la que todo el mundo se esconde bajo esa fachada reservada para el exterior. Una historia entretenida, absorbente y excelente, aderezada de la dosis perfecta de realidad.

P.S: La novela cuenta con una adaptación televisiva que se ha convertido en el éxito de la temporada y ha sido HBO quien se ha encargado de emitir Big Little Lies. La miniserie de 7 episodios está protagonizada por Reese Witherspoon, Nicole Kidman y Shailene Woodley, quienes dan vida a Madeline, Celeste y Jane, respectivamente. Además, el reparto también está compuesto por Alexander Skarsgård, Laura Dern, Adam Scott y Zoe Kravitz, entre otros. Una miniserie que, pese a sus cambios con respecto a la novela de Liane Moriarty, es una adaptación muy fiel, tanto a las tramas principales como a los personajes, y que guarda ciertas sorpresas incluso para los lectores del libro. Ya os digo que es de visionado obligatorio. Una miniserie interesante, diferente, donde las mujeres por fin son las verdaderas protagonistas, envuelta en un oscuro velo donde el lujo, el matrimonio, la maternidad, el sexo y los secretos se conjugan en un excitante thriller que no os querréis perder. 

Trailer: 

Autor/a
Liane Moriarty es una autora australiana. Su bibliografía la componen novelas como Three WishesThe Last AnniversaryWhat Alice Forgot, The Hypnotist’s Love Story Big Little Lies, todas ellas publicadas con éxito en todo el mundo. Sin embargo, su última novela The Husband's Secret (El secreto de mi marido) es la que la ha catapultado a la fama. Bajo el nombre de L.M. Moriarty es asimismo autora de la serie para niños Space Brigade. Liane vive en Sydney con su marido, su hijo y su hija.

Gracias por leer...

jueves, 13 de abril de 2017

Reseña: Tatiana y Alexander - Paullina Simons

Título: Tatiana y Alexander
Título original: Tatiana and Alexander
Autor/a: Paullina Simons
Editorial: DeBolsillo
Pág. aprox.: 640
Precio aprox.: 10.95 (papel)/ 6.99 (digital)
Trilogía El Jinete de Bronce
El Jinete de Bronce (Reseña)
Tatiana y Alexander
El Jardín de Verano
Sinopsis
Embarazada, enferma y absolutamente desolada, Tatiana ha logrado llegar a Estados Unidos. Entregada a la fuerza de las circunstancias y alejada de su convulsionada tierra, la joven comenzará una nueva existencia con la secreta ilusión de que, en alguna parte, el hombre al que ama sea capaz de vencer a las oscuras garras del destino.

Mientras, Alexander sufre el hostigamiento de las fuerzas represoras en las gélidas tierras de la Unión Soviética, y tan solo el recuerdo de su esposa, junto con la velada esperanza de que siga con vida, alimenta su espíritu ante la adversidad.

Al tiempo que la contienda llega a su final, ambos lucharán contra sus destinos y la desesperación en busca del amor perdido y la inquebrantable esperanza del reencuentro.

Opinión
Tatiana ha escapado de la Unión Soviética. Por fin puede empezar una nueva vida lejos de las privaciones y de la guerra junto al hijo que espera en Estados Unidos tal y como imaginó con Alexander. Sin embargo, las cosas no han salido como ninguno de ellos esperaba. Tatiana deberá recoger las piezas de su corazón roto por la pérdida de su amor verdadero y seguir adelante por su hijo y por Alexander, a quien no ha perdido la esperanza de volver a encontrar, aunque todo indique a que haya perecido en un trágico accidente. Lo que Tatiana ignora es que Alexander ha sobrevivido y que en algún lugar de Rusia está siendo interrogado por ciertas acusaciones por las que será condenado a un batallón disciplinario. La guerra aún esta en pleno apogeo, las tropas alemanas siguen avanzando, los heridos e inmigrantes continúan huyendo a Estados Unidos, lejos de la contienda, y el ejército de los aliados aúna fuerzas para derrotar el horror nazi. Y en lados opuestos del conflicto y del Atlántico, Tatiana y Alexander luchan con uñas y dientes por volverse a encontrar. Él, en el campo de batalla. Ella, en su corazón. Los años pasan, Tatiana intenta rehacer su vida mientras Alexander trata de olvidar. Sin embargo, con el final de la guerra a Tatiana se le ofrece la oportunidad de regresar a Europa y con ella la de recuperar a Alexander. ¿Salvará Tatiana al hombre al que ama o habrán los horrores de la guerra destruido al hombre del que se enamoró aquel lejano domingo en Leningrado? 

A pesar de mis más y mis menos con El jinete de bronce, la historia de Tatiana y Alexander me gustó lo suficiente como para continuar esta aventura de primeros amores, familia perdida y fraguada entre los horrores de la guerra que asoló a Europa y al mundo entero. En esta segunda entrega la pareja protagonista deberá a enfrentarse no sólo a las dificultades de su día a día; ella en Nueva York cuidando del hijo que tuvo con el amor de su vida y él en el campo de batalla que es el continente; sino que también deberán lidiar con los fantasmas de su pasado.

En Tatiana y Alexander encontramos a Tatia y a Shura separados por un océano y por una cruenta contienda, así como por falsas creencias y esperanzas. A pesar de sus esfuerzos por hacerle creer que había perecido en el hielo, Tatiana siente la corazonada de que en algún lugar Alexander está vivo y luchando por llegar hasta ella. Sus esperanzas, aunque correctas, no son tan fáciles de lograr y Alexander hace frente a mil y un obstáculos para cruzar la frontera de Berlín y, una vez ahí, viajar a Estados Unidos. A diferencia de su predecesor, en Tatiana y Alexander viviremos la guerra de primera mano y será con Alexander con quien asistamos a los avances de Rusia para acabar con los nazis, con quien descubramos las disidencias y los grupos rebeldes, además del trato que recibían los prisioneros militares en los campos de trabajo soviéticos. Una trama interesante desde el punto de vista histórico que se mezcla con el complicado pasado de Alexander Barrington, desde que llegó a la Unión Soviética con sus padres, cómo afectó el traslado a su relación con sus progenitores, cómo sufrieron tanto el matrimonio como el hijo la carestía de la que creían la tierra prometida, el deterioro de su madre y las detenciones y el ingreso de Alexander en el Ejército Rojo. Retales y retales del pasado de Alexander que responden a todas aquellas preguntas que se plantean en El jinete de bronce y que ayuda al lector a comprender quién es este joven determinado y valiente. 

Mientras Alexander está en Europa, Tatiana empieza su nueva vida en Nueva York junto a su hijo, Anthony. Una vida que vive a medias, ya que su corazón permanece anclado al pasado y al recuerdo de su marido, al que se niega a dejar ir, incluso tras años sin noticias de su paradero. Sin embargo, Tatiana cuenta con la ayuda de sus recién encontrados amigos, personal del hospital en el que ejerce de enfermera. Los capítulos centrados en Tatiana y su estancia en Nueva York no sólo aligeran el tono de la historia frente a las difíciles situaciones que vivimos junto a Alexander, sino que resultan muy dinámicos y entretenidos. Tatiana es un personaje que evoluciona y crece a lo largo de las páginas, que no se amedrenta ante nada y que, pese a su dolor, siempre sigue avanzando. Cierto es que lo hace a su propio ritmo, pero es asombroso cómo supera las adversidades, cómo emprende la búsqueda de su amor verdadero tanto en ámbitos políticos como en el campo de batalla si es necesario y cómo supera el día a día en una ciudad extraña que terminará por convertirse en su hogar. 

A paso lento, pero seguro, Tatiana y Alexander se cuece a fuego lento y tal y como sucediera en El jinete de bronce el final es frenético, adictivo y repleto de angustia. Nuestra dulce pareja deberá hacer un último esfuerzo antes de escapar del terror del conflicto y por fin abrazar su final feliz. Una recta final que si bien me ha emocionado y me ha mantenido con el corazón en un puño, también me ha recordado por qué no me entusiasmó tanto como creí que lo haría el primer libro de esta trilogía. Para mí, lo que enturbia esta historia de amor cargada de tintes dramáticos es la actitud de Alexander para con Tatiana. En ocasiones es el perfecto héroe romántico, dispuesto a morir por su amada, honorable y valiente, pero a veces es un poco déspota y a mí me saca de quicio. Con todo, el de Tatiana y Alexander es un relato muy romántico y tierno que, si bien no es perfecto, es en su imperfección donde reside su identidad. 

Tatiana y Alexander desvela el destino de una pareja separada por la guerra y los secretos del pasado. La historia de un amor que, desde sus inicios, ha tenido que luchar para sobrevivir y que, de nuevo, deberá elegir entre rendirse o arriesgarlo todo. Romántica y dulce, envuelta en los horrores de uno de los conflictos más terroríficos de la historia, la novela de Paullina Simons te atrapará sin remedio. ¿Lograrán Tatiana y Alexander el final feliz que tanto se merecen? Adéntrate en la trilogía para descubrirlo. 

Autor/a
Paullina Simons nació y se crió en Leningrado. Emigró a Estados Unidos junto a su familia en los años setenta. Es autora de novelas de éxito internacional, como El sueño imposible y la trilogía compuesta por El jinete de bronce, Tatiana y Alexander, y El Jardín de Verano. Sus libros han cautivado el corazón de miles de lectores en todo el mundo. (megustaleer.com) 

Gracias por leer...