sábado, 28 de febrero de 2015

Reseña: Ciudad del Fuego Celestial. Cazadores de Sombras - Cassandra Clare

Título: Cazadores de Sombras 6. Ciudad del Fuego Celestial
Título original: The Mortal Instruments. City of Heavenly Fire
Autor/a: Cassandra Clare
Editorial: Planeta
Pág. aprox.: 672
Precio aprox.: 17.95
Saga The Mortal Instruments
Ciudad de Hueso (Reseña conjunta I, II y III)
Ciudad de Ceniza
Ciudad de Cristal 
Ciudad de los Ángeles Caídos (Reseña)
Ciudad de las Almas Perdidas (Reseña)
Ciudad del Fuego Celestial 
Sinopsis
ERCHOMAI, HABÍA DICHO SEBASTIAN
Voy de camino.
La oscuridad ha regresado al Mundo de las Sombras. Mientras su mundo se desmorona alrededor, Clary, Jace, Simon y sus amigos deben unirse para luchar contra el mayor enemigo al que se han enfrentado nunca los nefilim: el hermano de Clary. No hay nada en el mundo que pueda derrotarle; ¿deberán ir a otro mundo para tener una posibilidad? Se perderán vidas, se sacrificarán amores y el mundo entero cambiará en el sexto volumen de la serie Cazadores de Sombras.
Opinión
Sebastian Morgenstern quiere convertir el mundo de los cazadores de sombras en cenizas. Con la terrible amenaza sobre Idris y el mundo, Clary, Jace y sus amigos deberán aunar fuerzas y confiar los unos el otros más que nunca para derrotar al cruel Sebastian. ¿Podrán acabar con el chico antes de que las pérdidas sean irreparables? ¿Sobrevivirán a la que podría ser su última aventura juntos? 

Empecé la saga de Cazadores de Sombras hace dos años. Afortunadamente no he tenido que esperar mucho entre la publicación de uno y otro, por lo que he podido leerlos en un espacio de tiempo menor. Reconozco que cuando me sumergí en Ciudad de Hueso y después de haber oído las mil maravillas de esta saga, mis expectativas eran muy altas y no las cumplió todas. No obstante, seguí con el siguiente, que me gustó tan poco que casi abandono la saga definitivamente. Pero decidí darle una última oportunidad con Ciudad de Cristal, que me gustó más de lo que esperaba y me animó a seguir. Luego leí la trilogía de Los Orígenes, de la que soy fan incondicional y que adoro hasta decir basta, las aventuras de mi querido Will Herondale, su amable parabatai Jem y la dulce Tessa me robaron el corazón. Por otro lado, las dos siguientes entregas de la saga principal, Ciudad de los Ángeles Caídos y Ciudad de las Almas Perdidas, fueron lecturas bastante entretenidas y esperaba Ciudad del Fuego Celestial como agua de mayo. Sin embargo, temía que me decepcionara y por eso hasta hace poco no lo había comenzado. Ahora que he terminado la novela tengo que reconocer que no ha sido lo que esperaba y que sí, me ha decepcionado en algunos aspectos, pero como final ha sido adecuado. 

Ciudad del Fuego Celestial comienza justo después de lo acontecido en su antecesor. Sebastian está preparando una guerra que promete arrasar con todo y con todos. Clary, Jace y los demás deberán actuar por sí mismos, ignorando los deseos de la Clave, que ignoran de lo que es capaz el hijo de Valentine Morgenstern. 

Para mí los finales de sagas/trilogías deben ser un cierre que englobe lo acontecido, que sea una despedida indirecta de los personajes junto a los que tanto hemos vivido y, sobre todo, que esté repleto de la acción que una guerra a muerte requiere. Pues aquí, este último factor es muy pobre. El ritmo general de la novela es lento, pausado, con escenas y diálogos repetitivos, y prácticamente no ocurre nada de nada hasta pasado más de la mitad del libro. Eso, sin duda, es lo que me ha decepcionado, puesto que Cassandra Clare nos tiene acostumbrados a una acción constante, a no darnos ni un respiro entre batalla y batalla. Sin embargo, en esta novela me he encontrado un continuo vaivén de los personajes, que no saben ni adonde van, un montón de política de alianzas entre subterráneos y cazadores de sombras... En resumen, páginas de relleno. Por no hablar de las seis muertes que la autora anunció, que o las cuentas no me salen, o los seis que murieron eran tan poco relevantes que no sé ni quienes son con certeza.

Parece que la novela no me ha gustado nada, pero al contrario, admito que he disfrutado con ella y que las últimas páginas me han emocionado. También me ha gustado la unión que la autora ha hecho de todas las sagas y personajes que componen este inmenso mundo; me ha encantado reencontrarme con personajes de la trilogía de Los Orígenes, cuya aparición me recordó lo mucho que adoro esa historia tan especial. Así como la introducción de los personajes que protagonizarán la siguiente trilogía, The Dark Artifices, que no sé si leeré, porque aunque ahora diga que no, es mejor no adelantarse a los acontecimientos, ya que los protagonistas y sus historias han resultado bastante interesantes. 

Lo más destacable de este final son los personajes. Muchas cosas han pasado desde que conocimos a Clary, Jace, Simon, Isabelle, Alec, Magnus, Maia e incluso Sebastian. La mayoría ha cambiado y madurado, quizás no tanto como deberían, ya que algunos de ellos siguen siendo un poco planos y resultan distantes para el lector, pero a otros he podido conocerlos mejor en esta última entrega. Es el caso de Alec, al que le he visto más profundidad en cuanto a personalidad, Isabelle, que no sólo es una chica valiente, sino también con inseguridades, o Simon, que en mi opinión, es el que más ha cambiado desde Ciudad de Hueso hasta convertirse en un chico gracioso, simpático, leal a sus amigos y cuya relación de amistad con Clary es realmente bonita. En cuanto a Clary y Jace he vuelto a ver a esa pareja valiente, decidida y dispuesta a lo que sea por salvar aquello que les importa. Así, debo destacar sobre los demás a Sebastian, un villano fascinante, sin el que la historia no hubiese sido la misma, cuyas apariciones han sido una de las cosas que más he disfrutado de toda la novela, por ser un chico profundo, cruel y al mismo tiempo, vulnerable, con un lado humano que deja claro que es como es por las circunstancias que le han tocado vivir. 

Ciudad del Fuego Celestial es la última aventura de Clary, Jace y compañía. Un final que no es todo lo épico que debería, pero centrado en la evolución de los personajes a los que durante tantos libros hemos acompañado. Un dulce adiós a una original y única saga.
Autor/a
Cassandra Clare nació en Irán y pasó sus primeros años viajando por el mundo con su familia y varios baúles llenos de libros de fantasía, entre los que se contaban las series de Las crónicas de Narnia y Los seis signos de la luz. Más tarde, trabajó como periodista en Los Angeles y Nueva York, donde reside actualmente.

Gracias por leer...

domingo, 22 de febrero de 2015

Cine: Cincuenta Sombras de Grey

Título: Cincuenta Sombras de Grey
Título original: Fifty Shades of Grey
Música: Danny Elfman
Fotografía: Seamus McGarvey
Guion: Kelly Marcel (Novela: E.L. James)
Director: Sam Taylor-Johnson
Reparto: 
Dakota Johnson, Jamie Dornan, Max Martini,
Eloise Mumford, Luke Grimes, Marcia Gray Harden,
Jennifer Ehle, Rita Ora, Andrew Airlie, Victor Rasuk,
Callum Keith Rennie, Anthony Konechny, 
Dylan Neal, Emily Fonda, Jason Cermak. 

Sinopsis: (filmaffinity.com)
Cuando Anastasia Steele, una estudiante de Literatura de la Universidad de Washington, en Seattle, recibe el encargo de entrevistar al popular y joven empresario Christian Grey, un millonario de 27 años, queda impresionada ante su extraordinario atractivo. La inexperta e inocente Ana intenta olvidarlo, pero no lo consigue. Cuando la pareja, por fin, inicia una apasionada relación, a Ana le sorprenden las peculiares prácticas eróticas de Grey, al tiempo que descubre los límites de sus más oscuros deseos.

Opinión:
Las palabras que definen a esta película son las de adaptación más esperada del año. Parece que todo el mundo respiraba durante las primeras semanas de febrero para asistir al cine más cercano y ver por fin si, por un lado, la película respondía a las expectativas de los fans y, por otro, para poder criticar algo que no deja de ser un fenómeno más. Yo reconozco que en su día me leí los libros y aunque me gustaron, sólo fueron una lectura más. Eso sí, el boom, tanto el bueno como el malo, me resultaba extremadamente pesado. Sin embargo, para hablar hay que saber de lo que se habla y admito que tenía curiosidad por saber cómo había quedado esta adaptación. Y tengo que decir que el resultado ha sido mejor de lo que esperaba, quizás porque mis expectativas eran bajas o porque cuando la gente no para de hablar de algo le acaba uno desarrollando cierta reticencia, pero el caso es que Cincuenta Sombras de Grey ha sido una película decente y aceptable. 

En primer lugar, la película es bastante fiel al libro, con diálogos sacados de las páginas de la novela. La trama se centra en Anastasia Steele y en cómo poco a poco su vida se mezcla con la del millonario Christian Grey, con sus peculiares gustos sexuales. Así, empieza una relación muy complicada para ambos protagonistas. Para ella esta es su primera experiencia con el sexo opuesto y para él no es fácil involucrarse con una mujer más allá del sexo. 

Como ocurre en la novela, la acción recae por completo en Anastasia y en su relación con Christian, por lo que el resto de aspectos, tales como amigos, familia e incluso trabajo (en serio, sigo sin saber en qué trabaja este hombre), queda relegado a un segundo plano. Por lo tanto, pese a que los actores secundarios están correctos en sus papeles, tampoco tienen el tiempo suficiente en pantalla para crearnos una opinión de ellos. Creo que hasta ahora no he contado nada nuevo que no sepan quienes se hayan leído la trilogía. 

Dakota Johnson, que creo que no soy la única a la que no convenció cuando fue elegida, está perfecta en su papel e incluso me atrevería a decir que su Anastasia es una versión más adecuada que la de la novela. Aquí muestra más confianza en sí misma y es más vivaz. Para mí es ella la que lleva el ritmo de la película y logra empatizar con el espectador. Por otra parte, Jamie Dornan me ha parecido que a ratos estaba muy bien como Christian, pero otras veces estaba muy forzado y rígido, como si no estuviera cómodo. Espero que en las siguientes logre afianzarse en el papel porque creo que podría hacerlo mucho mejor. No obstante, eso no impide que entre Dakota y Jamie haya una buena química que avanza a lo largo del metraje. 

Uno de los elementos que han hecho de esta trilogía lo que es corresponde al aspecto erótico y, concretamente, a los gustos del Señor Grey. Por supuesto, en la película hay sexo, no nos vamos a engañar, porque sea como sea, los libros versan sobre esta extraña historia de amor y los encuentros sexuales entre los protagonistas. Sin embargo, no esperéis encontrar una adaptación cargada de sexo, porque no lo es. Hay unas cuantas escenas, más o menos explícitas, algunos desnudos, sobre todo ella (no entiendo por qué siempre las mujeres se desnudan y los hombres no) y que, estoy segura, no escandalizarán a nadie, ya que hay muchas otras películas y series que lo tratan más abiertamente que esta. Lo mismo con el tema del BDSM, que si leísteis los libros sabréis que es algo que no llega a pasar de cosas muy, pero que muy light, por lo que no veréis nada que no ocurriese en los libros. Así que espero que con ello la gente se dé cuenta de que Cincuenta Sombras de Grey no es ni porno ni sadomasoquista, sólo una historia de amor entre una chica que no sabe cuando decir no y un hombre con gustos sexuales diferentes y muy posesivo con su pareja. 

Cincuenta Sombras de Grey es una adaptación que destaca debido al fenómeno fan que se ha creado alrededor de ella. No obstante, consigue ser una película amena, sexy, elegante y romántica. Dakota Johnson y Jamie Dornan están perfectos como estos ya célebres personajes, más ella que él, pero ambos logran que la relación de este millonario y esta inocente joven resulten en una película que no decepcionará a aquellos que disfrutaron con la trilogía.  

Trailer:
Gracias por leer...

sábado, 14 de febrero de 2015

Reseña: Cuatro (Una historia de la Saga Divergente) - Veronica Roth

Título: Cuatro (Una historia de la Saga Divergente)
Título original: Four: A Divergent Collection
Autor/a: Veronica Roth
Editorial: RBA Molino
Pág. aprox.: 256
Precio aprox.: 15.20
Trilogía Divergente
Divergente (Reseña)
Insurgente (Reseña)
Leal (Allegiant(Reseña)
Sinopsis
Las cuatro piezas incluidas en CUATRO (La transferencia, El iniciado, El hijo, El traidor y tres escenas adicionales) darán a los lectores de la serie superventas Divergente, la mirada del popular Tobias sobre distintos momentos únicos en la épica trilogía. Cuatro historias cortas y tres escenas inéditas que te revelarán lo que nunca llegaste a saber del mundo de Divergente.

Opinión
Este año me sumergí en la saga Divergente con las expectativas muy altas, pensando que me conquistaría tanto como a la mayoría de la red y la blogsfera. Lamentablemente no fue así y aunque quedé un poco decepcionada, reconozco que su lectura fue muy entretenida y adictiva. En parte por la química entre los dos protagonistas, Tris y Tobias/Cuatro. Sin embargo, en Leal, el libro que ponía fin a la historia que comienza en Divergente, nos encontramos con una novela narrada a dos voces, algo necesario para el final que la autora le dio, pero que para mí supuso un paso atrás para Cuatro, ese chico que había evolucionado y madurado tanto desde que se trasladó a Osadía se había convertido en un joven inseguro y lleno de dudas absurdas, convirtiéndose en la sombra de lo que había sido. Como me había quedado una espinita clavada con él, decidí darle una oportunidad a esta novela de relatos con la esperanza de reconciliarme con Tobias/Cuatro. Y la verdad es que me alegro de haberlo hecho, porque la autora ha conseguido darle un pasado y un desarrollo coherente a este personaje masculino al que me encanta ver interpretado por Theo James en el cine. 

Cuatro (Una historia de la Saga Divergente) es una recopilación de cuatro relatos que narran la vida de Tobias antes y durante los acontecimientos de Divergente. Siguiendo un orden cronológico desde la Ceremonia de la Elección en la que Tobias decide elegir la facción de Osadía, la autora nos muestra cómo fue la iniciación del chico, quién le puso el mote de Cuatro y sobre todo, de dónde proceden las heridas de su infancia que jamás podrán curarse.  

Veronica Roth ha cuidado el desarrollo de Cuatro con esmero y dedicación, ofreciéndole una profundidad similar a la de Tris en la trilogía. Puesto que aquí se centra en la vida de Tobias en la sociedad de facciones, en cómo ha vivido todos esos años en Abnegación, su facción de origen, y su posterior traslado a Osadía, podemos conocerlo como se merece. Para mí eso es algo que no se le otorgó al personaje cuando tuvo la ocasión de poder hablarnos con su propia voz, ya que en Leal se comportaba de una manera incoherente y sin sentido durante la mayor parte del libro hasta que en los últimos capítulos volvió a ser él mismo. 

En Cuatro (Una historia de la Saga Divergente) he vuelto a ver al Tobias/Cuatro que me había gustado en el inicio de la trilogía por ser misterioso, sexy, pero en el fondo con sus dudas y sus miedos, con su fortaleza y su afán de superación. Además de ver cómo se siente respecto a Tris desde que la conoce hasta que se enamora de ella a medida que descubren sus afinidades. Sin duda esa es una de las partes más curiosas y amenas, puesto que podemos ver a un Cuatro más vulnerable que de costumbre, pero dentro de la normalidad. 

Poder saber que, después de todo, no me equivoqué respecto a Tobias/Cuatro es quizás lo que más me ha satisfecho de la lectura, porque por fin he visto que era un personaje profundo y coherente, no un manojo de inseguridades que no estaban fundamentadas en nada, sino que es un chico que ha tenido que madurar para sobrevivir y que, ante todo, es dueño de sus propias decisiones. Así, Veronica Roth no sólo nos ha revelado todo el misterio que envolvía a Tobias, también nos ha dejado claro la desconfianza que tenía sobre el sistema de facciones y que estaba dispuesto a hacer las cosas lo mejor que pudiese, pero siempre siendo fiel a sus convicciones, pese a sus momentos de vacilación. 

Cuatro (Una historia de la Saga Divergente) es un complemento perfecto para conocer más y mejor a Tobias. Una novela que, como sus antecesoras, es adictiva, repleta de acción y muy entretenida. Imprescindible para aquellos que adoraron la trilogía e indispensable para saber quién se esconde realmente tras el sobrenombre de Cuatro. 
Autor/a
Veronica Roth nació en Chicago y se graduó en Escritura Creativa por la Universidad de Northwestern. Durante sus años de estudiante prefería trabajar en la historia que más tarde sería Divergente, dejando de lado los deberes académicos. Actualmente se dedica a la escritura a tiempo completo.

Gracias por leer...

sábado, 7 de febrero de 2015

Cine: La Teoría del Todo (The Theory of Everything)


Título: La Teoría del Todo
Título original: The Theory of Everything
Música: Johann Johansson
Fotografía: Benoît Delhomme
Guion: Anthony McCarten (Libro: Jane Hawking)
Director: James Marsh
Reparto:
Eddie Redmayne, Felicity Jones, Charlie Cox, David Thewlis,
Emily Watson, Simon McBurney, Charlotte Hope, Adam Godley,
Harry Lloyd, Maxine Peake, Joelle Koissi, Zac Rashid,
Hugh O'Brien, George Hewer, Georg Nikoloff, John W.G. Harley

Sinopsis: (elseptimoarte.net)
La Teoría del Todo es una historia tan extraordinaria como inspiradora en torno a una de las mentes contemporáneas más brillantes, el famoso astrofísico Stephen Hawking, y a dos personas capaces de superar las peores adversidades gracias al amor que sentían el uno por el otro.

Opinión:
La Teoría del Todo es la historia del ilustre Stephen Hawking, de su mujer Jane, de cómo se enamoraron, de su matrimonio, de cómo afectó la enfermedad de él a sus vidas, pero sobre todo, es una historia de amor y de superación. 

La cinta narra la vida personal de Stephen Hawking, por lo que la acción recae en su relación con su primera esposa, Jane Wilde, y en cómo juntos se enfrentaron a la enfermedad que afectó al astrofísico desde la temprana edad de 21 años. 

Una de las grandes apuestas de la Academia, con un reparto de lujo y una trama excepcional, La Teoría del Todo es una de esas películas que se merecen todas las alabanzas que ha recibido y muchísimas más. Porque me quedo corta si digo que es maravillosa, emotiva, inspiradora, con pequeños toques de humor, repleta de sensibilidad y amor de todas las clases, principalmente, el amor a la vida. 

Un retrato elegante, delicado y que derrocha sensibilidad que no sería el mismo sin Eddie Redmayne, quien da vida a Stephen Hawking. El actor, que como muchos sabéis suena como posible ganador del premio Óscar, está brillante. Desde el minuto uno Eddie Redmayne se transforma por completo en Stephen Hawking, hasta el punto de que casi olvidas que es un actor y no el verdadero astrofísico. Su caracterización, que no sólo recae en su vestuario o maquillaje, sino en su soberbia interpretación, es asombrosa. Sus gestos, sus miradas, sus sonrisas... todo lo que consigue expresar con ello es uno de los aspectos que hace de esta película una obra única. Así que, sí, este chico se merece el reconocimiento de la Academia y de todo el que vea esta maravilla de largometraje. 


Por otro lado, el resto de actores que aparecen en La Teoría del Todo están perfectos. Si bien es cierto que es difícil sobresalir al lado de Eddie Redmayne, que cada vez que está en pantalla la atención recae por completo en él, Felicty Jones como la mujer de Hawking, Jane, es una parte fundamental del filme. A través de ella somos testigos de lo que supone vivir con alguien en esa situación, de cómo debe hacerse cargo de sus hijos y también de su marido, además de, al mismo tiempo, ocuparse de sí misma. Así, y aunque los actores de reparto tienen apariciones menores, me gustaría destacar el papel de Charlie Cox, cuyas escenas finales con Felicity Jones me emocionaron mucho. 

Sin embargo, fue el final de La Teoría del Todo lo que me arrancó las lágrimas que, sin darme cuenta, había estado conteniendo desde el principio. Por todo a lo que había hecho frente Stephen Hawking, por el amor que se profesaban Jane y él, por cómo habían conseguido juntos sobreponerse a cualquier cosa, porque tal y como explica el propio astrofísico: "Mientras haya vida, hay esperanza". 

La Teoría del Todo es un retrato elegante, sensible, inspirador y emotivo de Stephen Hawking y su relación con su mujer, Jane. Con unos actores excelentes, especialmente Eddie Redmayne, en uno de los mejores papeles de su carrera, acompañado de una impecable Felicity Jones. Una película para la historia. Única. Maravillosa. Extraordinaria. 

Trailer:

Gracias por leer...