jueves, 21 de septiembre de 2017

Reseña: Tambores de otoño - Diana Gabaldon

Título: Tambores de otoño
Título original: Drums of Autumn
Autor/a: Diana Gabaldon
Editorial: Booket
Pág. aprox.: 1040
Precio aprox.: 14.95
Sinopsis
Después de huir de Escocia, en 1766 Claire y Jamie emprenden un viaje hacia América. Tras naufragar en la costa de Georgia, deciden instalarse finalmente en las montañas de Carolina del Norte con la esperanza de construir una granja y mantenerse alejados de la inminente Revolución Americana. A su vez, Brianna Randall, viviendo la comodidad de 1968, siente la pérdida de su madre y la curiosidad por un padre al que no ha conocido. Pero un descubrimiento inquietante acerca de sus padres les lleva a ella y Roger a viajar al pasado para cambiar la historia arriesgando su propio futuro.

Opinión
A estas alturas poco me queda por decir de Outlander que no haya dicho ya. Como no me canso de mencionar, yo la conocí por su maravillosa serie de TV, (que os recomiendo encarecidamente si os gustan las buenas series) y fue la trepidante y emocionante aventura en la que se embarcan Claire y Jamie lo que me decidió a leer los libros. No obstante, en cada una de mis reseñas anteriores señalaba mis dudas de si terminaría la saga o la abandonaría, puesto que las novelas son, ya os aviso, considerablemente extensas. Sin embargo y para mi propia sorpresa, no sólo he terminado el cuarto, Tambores de otoño, sino que ya tengo el quinto esperándome en la estantería. Así que ya es oficial, estoy irremediablemente enganchada a la historia de amor de Claire y Jamie y a esta cautivadora e interesante saga que no ha hecho más que empezar. 

Tambores de otoño empieza con Claire y Jamie en América, apenas unos años después de que arribaran a las costas de Georgia tras una tormenta en alta mar. Con ellos está Ian, el sobrino de Jamie y la razón de se aventuraran a cruzar el Atlántico, lejos de todos y de todo lo que conocían. Hasta ahora han sobrevivido lo mejor que han podido, pero sus condiciones actuales no son muy favorables; sin dinero, sin comida y sin un techo bajo el que dormir, juntos acuden a la casa de la tía de Jamie, Yocasta Mackenzie, quien ve en su sobrino a un heredero para su propiedad. La idea no entusiasma a Jamie, quien, en cuanto ve una oportunidad, se marcha con Claire a las montañas y allí deciden establecer, por fin, su hogar, el Cerro de Fraser. Desde ese momento las cosas comienzan a mejorar; Claire y Jamie tratan de recuperar los 20 años que han estado separados y de construir una vida juntos en la que ambos lamentan que no esté Brianna, la hija a la que Claire echa de menos y a la que Jamie aún no ha conocido. Lo que ninguno de los dos sabe es que Brianna ha hecho un revelador descubrimiento que la impulsará a seguir los pasos de su madre y viajar a través de las piedras. Sin embargo, no será la única; Roger Wakefield irá tras ella y juntos deberán decidir a qué están dispuestos por salvar su amor y su futuro. 

Tambores de otoño supone un punto de inflexión en la saga. Atrás ha quedado Escocia, el alzamiento y sus consecuencias, la familia de Lallybroch y esos veinte años en que Claire y Jamie estuvieron separados a través del tiempo. Reunidos por fin, el matrimonio Fraser decide que el nuevo mundo será su nuevo hogar, pese a los aires de revolución que ya se respira en las colonias inglesas. Por no mencionar que hallar el lugar adecuado para asentarse no será nada fácil y, durante una temporada, se verán forzados a aceptar la hospitalidad de Yocasta, tía de Jamie, quien pretende que sea su sobrino quien se convierta en señor del lugar cuando ella falte. Es así como da comienzo una serie de momentos y vivencias que se desarrollarán a lo largo de la primera mitad de la novela y que, para mí, ha resultado bastante tediosa. Un ritmo pausado, descripciones repetitivas acerca de cosas tan mundanas como el calor, el fuego o el aire y escenas que no aportan nada a la trama son los elementos que han caracterizado esta primera parte de Tambores de otoño, restándole puntos a una lectura, por otra parte, muy interesante en cuanto a la construcción de los personajes y sus relaciones. 

Aparte del periplo de Claire y Jamie en tierras americanas, en Tambores de otoño viajaremos a 1968, donde Roger y Brianna intentan averiguar cuáles son sus sentimientos respecto al otro, así como hacer las paces con un pasado que aún permanece entre ellos como un secreto susurrado a voces. Pese a mis más y mis menos con esta pareja, ha sido la historia de Roger y Brianna la que ha agilizado la trama de esa primera parte más ralentizada. Una historia que se desarrolla con cierta prisa en el presente para luego cocerse a fuego lento una vez Brianna y Roger se lanzan a una aventura a través del tiempo, la una para salvar a sus padres tras un reciente descubrimiento, así como para conocer a su verdadero padre, y el otro para ayudar a la joven de la que se ha enamorado perdidamente en territorio desconocido, pese a que ella no necesita que nadie la salve. Todo esto supondrá un enorme reto para ambos, ya que el siglo XVIII resulta ser más peligroso de lo que esperaban y deberán adaptarse a unas costumbres que, si bien no aceptan ni comprenden, deberán acatar si desean sobrevivir. Lo que no les impedirá meterse en una serie de problemas, a cada cuál más arriesgado, que pondrá en peligro su posibilidad de retornar al presente, ¿o se quedarán Roger y Brianna en el siglo XVIII para empezar una nueva vida juntos?
  
Si en los volúmenes anteriores las intrigas políticas, el inminente alzamiento jacobita y un imprevisto viaje por el océano acaparaban la acción que conformaba la trama de las novelas, en la cuarta entrega de la saga Outlander serán los personajes y las intrincadas relaciones que existen entre ellos los que se conviertan en el núcleo de este nuevo capítulo en la vida de los Fraser. Por supuesto, el elemento histórico nunca llega a desdibujarse, de hecho, la autora inserta aquí y allá situaciones y conversaciones que nos anuncian que la Revolución Americana está a la vuelta de la esquina, además de revelarnos la penosa situación en la que vivían los esclavos y las dificultades a las que hacían frente las tribus indias y su gradual desaparición, pero todo ello es sólo un pequeño avance de lo que está por venir en los siguientes libros que componen la saga. Y es que, antes de sumergirnos en otro entramado político, hay demasiadas conversaciones pendientes como para evitarlas y, en Tambores de otoño, tendrán lugar todas aquellas que habíamos esperado desde que Claire regresó a través de las piedras en Viajera

El amor y el romance siempre han sido parte intrínseca de esta saga y en Tambores de otoño lo es más que nunca. En el centro están, como no podía ser de otra manera, Claire y Jamie, quienes aún están habituándose a estar juntos otra vez después de tantos años de una durísima separación. Una pareja que enamora una y otra vez por el amor tan profundo que se profesan, por la fortaleza de Claire y por la imperfecta perfección de Jamie, que roba el corazón con su sola presencia, por el inquebrantable equipo que forman, por el apoyo que se ofrecen sin importar el motivo y por millones de cosas más que ponen de relieve un matrimonio no sólo fundado en la pasión, sino en la constancia y la honestidad. Cualidades en las que Brianna y Roger deberán trabajar si desean que su amor sobreviva en un mundo peligroso y siempre cambiante. Sin embargo, para esta pareja no será nada fácil y absurdos malentendidos arrastrarán a Roger a una situación que nos hará temer por él y a Brianna a un terrible desencuentro que la marcará para siempre. Por suerte, tanto ella como Roger contarán con la ayuda de los Fraser, aunque antes deberá producirse el esperadísimo encuentro entre Jamie y Brianna, una reunión familiar que, para mí, ha sido el objetivo final del libro y es que esta novela trata, por encima de todo, de la familia. Por eso tampoco faltará el joven Ian, el sobrino de Jamie y Claire, quien poco a poco se ha convertido en uno de mis personajes más queridos por su adorable sencillez, su ingenuidad y su valentía, ésta última sobre todo hacia el final, donde su destino queda sellado de un modo que me rompió un poquito el corazón por cómo quedaron las cosas con él. Veremos qué le depara el futuro en las siguientes novelas. A quienes me encantaría volver a ver y quienes también se unen a la reunión son Lord John y el pequeño Willie, dos personajes muy importantes en la vida de nuestro highlander pelirrojo favorito y que protagonizarán algunos de los momentos más tiernos en el caso de Willie y más interesantes en el caso de Lord John, quien es ya uno de mis personajes favoritos de esta maravillosa saga. 

Tambores de otoño supone el inicio de una nueva aventura para Claire, Jamie y los suyos. Una cuarta entrega que deja a un lado la política para centrarse en la familia, la paternidad, la amistad y el amor. Emotivos reencuentros, revelaciones inesperadas y confesiones a la luz de las velas sustituirán a las declaraciones de guerra, pero traerán consecuencias igual de devastadoras. Con un ritmo más lento que sus predecesoras, este nuevo capítulo en la vida de los Frasers nos recordará que, aunque hayan abandonado una Escocia que aún se enfrenta a las consecuencias del alzamiento fallido, en el nuevo continente les aguarda un sinfín de peligros a los que deberán enfrentarse para poder sobrevivir a la vida en las colonias y a la revolución que ya se cuece en las calles. Pero, por suerte, no tendrán que hacerlo solos.

**Orden de lectura de la saga
1. Outlander (Forastera) (Reseña)
2. Atrapada en el tiempo (Reseña)
3. Viajera (Reseña)
4. Tambores de otoño
5. La cruz ardiente
6. Viento y ceniza 
7. Ecos del pasado
8. Escrito con la sangre de mi corazón
9. Go Tell The Bees That I Am Gone (sin fecha) 
¿?

Autor/a
Diana Gabaldon nació en Arizona, en cuya universidad se licenció en Biología Marina y se doctoró en Zoología. Su trabajo como profesora de cuestiones de ecología le permitió tener a su alcance una vasta biblioteca, donde descubrió su afición por la literatura. Tras varios años escribiendo artículos de su profesión y cuentos humorísticos para Walt Disney, Diana comenzó a publicar en Internet los capítulos iniciales de su primera novela, Forastera. En poco tiempo, el libro se convirtió en un gran éxito de ventas. Este éxito no hizo más que aumentar con los siguientes títulos de la saga.

Gracias por leer...

miércoles, 13 de septiembre de 2017

In My Mailbox (IMM) #15

¡Hola! Espero que hayáis pasado un verano estupendo entre libros, series, pelis y todos esos hobbies que nos hacen el calor más llevadero. Por mi parte no me han faltado lecturas e, incluso, ha caído algún que otro título, pese a mi propósito de reducir mis compras #sorrynotsorry. En la entrada de hoy os cuento qué libros han llegado a mis estanterías. 

In My Mailbox es una sección original
de Pop Culture Junkie
y extendida por The Story Siren
y consiste en mostrar
las últimas adquisiciones literarias,
sean compradas, prestadas,
regaladas o envíos de editoriales.


Títulos
Sombra y Estrella de Laura Kinsale
The Hating Game de Sally Thorne
La Cruz Ardiente de Diana Gabaldon
Amor y Amistad de Jane Austen
Todo lo inesperado de Morgan Matson



Sombra y Estrella de Laura Kinsale y The Hating Game de Sally Thorne. De Laura Kinsale sólo he leído Flores en la Tormenta y a día de hoy la romántica historia de Christian y Maddy aún conserva un pedacito de mi corazón. De Sombra y Estrella he oído maravillas y después de mi fantástica experiencia con la autora, me apetecía repetir, además de que tengo muchas ganas de leer algo de romance histórico y este me pareció el título perfecto. También un romance, aunque contemporáneo, que no pude resistir comprar fue The Hating Game, una novela que causó sensación el año pasado en inglés y que tiene toda la pinta de ser una historia deliciosa, tierna y repleta de humor. 


Amor y Amistad de Jane Austen y La Cruz Ardiente de Diana Gabaldon. Como gran admiradora que soy de mi queridísima Jane Amor y Amistad, un libro que recoge sus primeros relatos, no podía faltar en mi estantería y en mi colección de la maravillosa escritora británica. Como tampoco podía faltar el quinto volumen de la saga Outlander, que si bien he tenido mis más y menos con la saga por su ritmo pausado, el amor de Claire y Jamie no deja de cautivarme siempre que me reencuentro con ellos en cada uno de los títulos que conforman la extensa serie. 


Todo lo inesperado de Morgan Matson. Desde que descubrí su Amy y Roger supe que leería todo lo que esta autora escribiría y aquí está su última novela publicada en nuestro país. Es mi actual lectura y, aunque llevo pocas páginas, sé que encontraré en ellas la dulzura, la ingenuidad y la naturalidad que caracteriza el estilo de Morgan Matson. 

¿Os llaman la atención? ¿Habéis leído alguno? ¿Qué os han parecido? 

Gracias por leer...