domingo, 28 de febrero de 2016

Reseña: Lady Susan /Los Watson - Jane Austen

Título: Lady Susan /Los Watson
Título original: Lady Susan /The Watsons
Autor/a: Jane Austen
Editorial: Alba
Pág. aprox.: 184
Precio aprox.: 12
Sinopsis
Este volumen reúne dos piezas de Jane Austen no publicadas durante su vida, y Los Watson, que no sólo confirman sus cualidades como novelista, sino que constituyen una lectura deliciosa por derecho propio. En Lady Susan (escrita probablemente hacia 1793-1794), una viuda inteligente y bella, pero con pocos escrúpulos, pretende que su hija se case con un hombre al que detesta. Ella, por su parte, quiere a un tiempo atraer los favores del hermano de su cuñada y conservar a su antiguo amante. En Los Watson (1804), primera parte de una novela incompleta, la protagonista, una joven llamada a recibir una sustanciosa herencia pero despojada de ella, se debate entre un rico pretendiente y otro con menos medios económicos.

Todos los aficionados a las novelas de Jane Austen podrán apreciar en estas breves piezas la vitalidad y el ingenio característicos de la autora.
Opinión
Leer a Jane Austen siempre es una delicia. Cada vez que me sumerjo en una de sus magníficas obras me enamoro de sus letras, de sus historias y de sus personajes. Me entristece profundamente saber que apenas me quedan obras suyas que poder disfrutar, aunque eso sí, siempre me quedarán las relecturas en las que descubrir esos pequeños detalles que se me escaparon la primera vez. En esta ocasión, mi lectura de su obra no se ha tratado de una de sus novelas, de las que por desgracia, sólo me queda una, sino de un relato corto titulado Lady Susan y de una obra inacabada que lleva por título Los Watson. Y, como suele ocurrirme con todo lo que leo de esta mujer, me ha encantado, confirmándome por qué es una de mis autoras favoritas. 

Lady Susan es un relato epistolar protagonizado por una mujer, la propia Lady Susan, fría, calculadora y manipuladora preocupada únicamente por sí misma. A través del intercambio de cartas entre Lady Susan, sus amigos, sus cuñados y la familia de éstos seremos testigos de las argucias de esta mujer para satisfacer y cumplir todos sus planes, sin importarle a quién haga daño o agravie en el camino. 

Si algo me queda claro cada vez que leo a mi querida Jane es que su capacidad para crear personajes femeninos es extraordinaria. Siempre han conseguido sorprenderme las heroínas de Jane Austen que he tenido el placer de leer, todas ellas tan diferentes entre sí, pero con la independencia y unos elevados principios, en mayor o en menor medida, como punto de unión. Sin embargo, desde Emma, pasando por Fanny, Anne, Catherine hasta Elizabeth, todas esas mujeres fuertes y avanzadas para su época intentaban ser mejores cada día, a pesar de los obstáculos y las dificultades de esos años. 

Cuál ha sido mi asombro al encontrarme con alguien como Lady Susan, un personaje femenino que se aleja por completo de ese estilo de heroína al que me tenía acostumbrada Miss Austen. Es casi imposible simpatizar con esta mujer que no aprecia ni siquiera a su hija, la dulce Frederica, que se congratula de manipular al pobre Reginald De Courcy y que no soporta a su astuta cuñada, Catherine Vernon, quien es capaz de escapar al embrujo de Lady Susan, a la que le complace actuar como lo hace. Pese a ello, es necesario afirmar que he adorado este relato de principio a fin, tanto por la agilidad, la agudeza y lo ameno de la historia, como por los personajes que aparecen en ella. Ha sido realmente divertido ser testigo de las manipulaciones de Lady Susan, con quien Jane Austen demuestra una vez más su impresionante versatilidad para crear personajes femeninos, incluso aunque ésta no sea lo que se dice una heroína, así como de las cartas de Catherine Vernon a sus padres, en las que no dudaba en criticar a Lady Susan y en desmontar sus mentiras. Ambas suponen un contrapunto exquisito y constituyen lo mejor del relato. 

Los Watson es, pese a estar incompleta, el principio de lo que estoy segura habría sido otra fantástica novela de Jane Austen. La protagonista, Emma Watson, acaba de regresar a su hogar después de haber pasado su infancia y adolescencia con sus tíos. Tras la muerte de su tío, Emma debe volver con su familia, ya que su tía ha vuelto a casarse y ya no va a hacerse cargo de ella. A su vuelta, se encuentra con hermanos a los que apenas recordaba, pero con los que está dispuesta a recuperar su relación. Además, es la novedad del pueblo, por lo que pronto capta la atención de varios caballeros de distinta posición social, aunque a Emma no parece afectarle las atenciones de uno ni los intereses de otro, sino la agradable velada que pasó con aquel amable señor del que desea saber más.  

Es una verdadera lástima que Jane Austen no pudiese terminar Los Watson; en cada una de las escasas páginas que conforman esta historia, la autora vuelve a deleitarnos con su estilo único y original, con personajes extravagantes y singulares, con una heroína que sin duda reúne las características propias de las novelas de mi queridísima Jane y un héroe masculino que, por desgracia, sólo podemos saber su nombre y la buena estima en la que lo tiene la protagonista femenina, por no hablar de un posible pretendiente que habría resultado bastante interesante como contraste y rival para el elegido. Por desgracia, sólo podemos intuir lo que habría pasado en Los Watson gracias a un pequeño apunte en el que se relata que la hermana de Jane, Cassandra Austen, conocía el final que la autora tenía planeado darle a Emma y a su familia, así como a sus pretendientes y, creo firmemente, que habría sido una novela inolvidable, divertida, con el encanto que sólo Jane Austen poseía, con héroes y heroínas sin igual que posiblemente habrían pasado a la historia de la literatura inglesa. 

No puedo terminar sin comentar que mi edición de Lady Susan/Los Watson pertenece a la editorial Alba, en su colección Minus, que sin duda recomiendo por su económico precio y por su impecable traducción. No obstante, en este caso no puedo dejar de señalar que me hubiera encantado que también incluyera la novela inacabada de Jane Austen, Sanditon, que por su corta extensión podría haber acompañado a estas dos, ya que entre las tres no suman ni 300 páginas y como he podido comprobar, en inglés existen varias ediciones que las aúnan en un sólo volumen. Es una verdadera pena que en español no sea así, pero en fin, no se puede pedir todo. 

Lady Susan/Los Watson son, pese a la corta extensión de una y el estado incompleto de otra, una muestra más de la excelencia de la que era capaz Jane Austen. Dos historias que brillan por lo carismático y excéntrico de sus personajes, por la complejidad, pero agilidad de su trama y el extraordinario estilo de una mujer que se ha ganado estar entre las mejores escritoras de la historia. 

Autor/a
Jane Austen, destacada novelista británica, cuenta en su bibliografía con célebres títulos como EmmaOrgullo y PrejuicioMansfield ParkSentido y SensibilidadLa abadía de Northanger y Persuasión, así como una serie de obras de corta extensión.

Gracias por leer...

domingo, 21 de febrero de 2016

Cine: The Go-Between (2015)



Título: The Go-Between
Música: Christian Henson
Guion: Adrian Hodges (Novela de P.L. Hartley)
Director: Pete Travis
Reparto:
Jack Hollington, Jim Broadbent, Joanna Vanderham, Ben Batt, 
Vanessa Redgrave, Stephen Campbell Moore, Lesley Manville, 
Samuel Joslin, Jack Cutmore-Scott, Tim McMullan, Emily Laing, Nicholas Evan.

Sinopsis:
An elderly man pieces together his childhood memories after finding his diary from 1900, which he wrote when he was 13 years old. (imdb.com)

Opinión:
No iba a hacer ninguna entrada hablando sobre esta película, ya que estas entradas no suelen tener la acogida en el blog que sí tienen otras. Sin embargo, desde que la vi no he dejado de pensar en ella por lo delicada y bonita que es la historia, por lo bien que está narrada, por el talento de los actores y por tener la esencia propia de una adaptación de la BBC. Por ello, he decidido hablaros de The Go-Between y convenceros para que le deis una oportunidad a esta pequeña joyita británica.

The Go-Between, basada en la novela del mismo nombre de P. L. Hartley, es la historia de Leo, un niño que, sin ser plenamente consciente de ello, se convierte en el mensajero de un amor prohibido. Leo había ido a pasar las vacaciones con su amigo Marcus y su familia a la casa que éstos poseen; una gran mansión alejada de la ciudad y en cuyas cercanías vive un atractivo granjero que despierta el interés de Marian, la hermana de Marcus. Leo también se siente irremediablemente atraído por ella y enseguida forjan una amistad. Marian acudirá a él para que haga de su mensajero personal y que entregue unas misteriosas cartas al joven granjero, Ted Burgess, quien también se convertirá en un aliado del pequeño Leo. Las dificultades aparecen cuando se descubre que Marian tiene un pretendiente con el que su madre desea casarla, que pronto ve en Ted a un rival.  

Lo que más me ha sorprendido de toda la película es que, a pesar de narrar un amor prohibido entre Ted, un granjero, y Marian, una chica de clase alta, los encuentros entre ellos son muy esporádicos y efímeros y, sin embargo, en The Go-Between hay muchísima pasión, dolor, amor, traición e inocencia. 
Lo más original de todo es que la historia de este desafortunado amor la vemos a través de los ojos de Leo, un niño dulce, amigo de sus amigos, que desea proteger el corazón de su querida Marian y, al mismo tiempo, de Ted, del pretendiente de su amiga y todos aquellos que pueden sufrir a consecuencia de este intercambio de cartas. 

Leo es, sin duda alguna, el gran protagonista de este film. Jack Hollington es un excelente actor, pese a su corta edad; consigue transmitirnos todo con una simple mirada, con un gesto o una sonrisa. En muchas ocasiones y debido a la difícil situación en la que se encontraba era imposible no sentir pena por Leo, que no sabía qué debía hacer, que se cuestionaba si lo que estaba haciendo estaba bien o mal, que no era consciente de que le manipulaban. No obstante, es fácil comprender por qué los demás personajes, sobre todo Marian y Ted, descargaban su frustración en él, ya que la relación entre alguien como Ted y Marian estaba muy mal vista en esa época. 

Es esa relación otro de los aspectos que más me han enamorado de The Go-Between. Es realmente increíble la química que hay entre Ben Batt, que interpreta a Ted, y Joanna Vanderham, que da vida a Marian. Ambos bordan sus respectivos papeles; él exuda una magnética confianza, una vibrante masculinidad y la dureza propia de alguien que ha vivido toda su vida consciente de quién es y ella es pura dulzura, inocencia y con el punto exacto de mujer caprichosa que puede desear y tener lo que se le antoja. Sin embargo, lo más destacable es que, pese a que no vemos cómo son con el otro, ya que cuando están juntos el espectador no lo ve sino en contadas ocasiones, son esos momentos separados, esas miradas fugaces, esos ligeros movimientos de cabeza, un suave roce de manos y sus expresiones cuando Leo les lleva las cartas del otro lo que nos revela la intensa pasión y el amor que existe entre ellos y a mí me han robado el corazón por completo. 

Como suele ser usual en las adaptaciones de la BBC, en The Go-Between todo está cuidado al detalle, desde el vestuario, adecuado a cada personaje y a su personalidad, la música, excelente y muy adecuada para la trama, hasta la fotografía y los escenarios; me encantan esas imágenes de los verdes prados, la imponente mansión en la que pasan el verano Leo, Marian y su familia e incluso la pequeña propiedad de Ted. 

The Go-Between es, aparte de una maravilla visual, una historia de amor como pocas, narrada a través de los ojos de un niño. Con el encanto propio de la BBC, unos actores espléndidos y una presentación muy cuidada, la película brilla por su originalidad, su sencillez, su frescura y la intensidad con la que sienten los personajes. 

Trailer:

Gracias por leer...

domingo, 14 de febrero de 2016

Reseña: Finding Dandelion - Lex Martin

Título: Finding Dandelion
Autor/a: Lex Martin
Editorial: Autopublicado
Pág. aprox.: 330
Precio aprox.: 12.92 (papel)/ 3.15 (eBook)
Serie Dearest (autoconclusivos)
Dearest Clementine (Reseña)
Finding Dandelion
Kissing Madeline
Sinopsis
Cuando el futbolista estrella Jax Avery se topa con Dani Hart en su veintiún cumpleaños, su conexión es instantánea y explosiva. Por primera vez en años, Jax no está interesado en su habitual acercamiento de acostarse con alguien y no volver a llamar.

Pero Dani es mejor que eso. Permitirse una noche para despreocuparse y sentir la intensidad de su atracción no cambiará nada cuando se trata de involucrarse con un mujeriego. Así que cuando Jax no reconoce a Dani la siguiente vez que la ve, no debería ser un shock total. ¿El hecho de que sea el hermano de su nueva compañera de piso? Eso es un shock. Dani no lamenta esa noche con Jax, sólo la necesidad de mentir sobre ello. Desde que su compañera de piso ha dejado claro lo que piensa sobre el tipo de chica que le va a su hermano, lo último que quiere Dani es admitir lo que pasó.

Jax sabe que camina sobre una línea muy fina en su equipo de soccer. Un paso en falso y está fuera de la lista, sus planes de hacerse profesional se irán a la mierda. Excepto que parece que no le importa. Nada... excepto la única chica que continúa invadiendo sus sueños. A pesar del recuerdo borroso de su ardiente encuentro con la amiga de su hermana, no puede estar lejos de ella, incluso si eso significa romper sus propias reglas. Pero hay fuerzas mayores - realidades que pueden poner fin a la carrera universitaria de Dani y mentiras que pueden separarlos. Jax se da cuenta de lo que perderá si Dani se va, pero ¿sacrificará su futuro para estar con ella? ¿Le dejará ella si él lo hace?

(Sinopsis traducida por mí)
Opinión
Finding Dandelion es la segunda parte de la serie Dearest de Lex Martin. El año pasado disfruté muchísimo con Dearest Clementine por ser una de esas lecturas llenas de frescura, sencillez, amistad, romance y hasta un pequeño misterio que añadía un toque aún más interesante a la historia. Por ello y porque quería seguir conociendo a los miembros de este cada vez más numeroso grupo de amigos, decidí continuar con el siguiente en la serie, Finding Dandelion, protagonizado por Jax, el hermano de Clementine, y Danielle/ Dani, la nueva compañera de piso de Clem. Mis expectativas eran bastante altas después de lo mucho que me había gustado el anterior y, quizás por eso, Finding Dandelion, aunque ha sido una lectura romántica, divertida e, incluso, emotiva, no ha sido todo lo que esperaba. Eso sí, estoy deseando conocer a la siguiente pareja de la serie, Daren y Maddie. 

“If you don’t fight for what you love, don’t cry for what you lose.” - Anonymous” 

Dani Hart es una chica que siempre ha elegido el camino más seguro. Sin embargo, después de lo que ha pasado junto a su madre y de que su novio la engañara se ha propuesto arriesgarse y para ello ha elaborado una lista. Para completarla contará con la ayuda de su amigo Travis, que está ahí siempre que le necesita. Una de las cosas de la lista es tener un lío de una noche. Lo que no sabe es que ese guapísimo chico que acaba de elegir para tachar su objetivo de la lista es el hermano de su compañera de piso, quien le advierte de la reputación que tiene en el campus y fuera de él. Sin embargo, ninguno de los dos cuenta con la atracción que hay entre ellos y, desde luego, Dani jamás podría imaginar que Jax podría olvidarla tan fácilmente después de esa noche. Jax Avery apenas recuerda lo que sucedió el día en que cumplía 21 años, pero cuando Dani y él deben pasar tiempo juntos y los recuerdos vuelvan a él, las cosas entre ellos se complicarán. ¿Luchará Jax por la que está seguro es la mujer de su vida? ¿O la dejará marchar para siempre? 


El mayor acierto de Finding Dandelion es estar narrado por ambos protagonistas, Dani y Jax. Conocer los dos puntos de vista ayuda a comprender mejor a Dani y a Jax, lo que sienten por el otro, cuál es su entorno familiar, quiénes son sus amigos, cómo se sienten cuando están juntos. Sin duda, gracias a esto he podido entender a Jax, un mujeriego al que no le van las relaciones de parejas después de una experiencia pasada que hizo que se encerrara un poco en sí mismo en cuanto a las mujeres se refiere. La relación con sus padres tampoco es muy buena, ya que su padre ni siquiera se preocupa de sus hijos y su madre sólo se interesa por ellos en el caso de que pueda afectarle a ella negativamente. Por suerte y después de haber solucionado las cosas, Jax cuenta con el apoyo de Clementine, su hermana, la única persona que siempre ha estado a su lado. La relación de estos dos es una de las cosas que más me ha gustado de la novela. Ambos son la familia que el otro tiene, con la que pueden contar si tienen un problema y Clem no dudará en decirle a Jax cuando se está comportando como un idiota con Dani. 


Dani es una de esas protagonistas que inmediatamente te caen bien. Es sincera, dulce y cada día se esfuerza por ser mejor. Como muchos, tiene miedo al futuro profesional, ya que aunque es muy buena en arte no cree que pueda vivir de ello y, desde lo de su madre, está determinada a valerse por sí misma. Concretamente, ha sido la relación de Dani con su madre uno de los aspectos que más me ha emocionado de Finding Dandelion. Si bien es cierto que creo que la autora debería haberse centrado un poco más en esto y no dejarlo para el tramo final del libro, de igual manera logró darle el punto perfecto de sensibilidad que hizo que se me formara un nudo en la garganta y a puntito estuviera de echarme a llorar.


Para mí lo que no ha funcionado de la novela y me cuesta mucho decir algo malo de esta serie, ya que Dearest Clementine me encantó, es que Finding Dandelion cae en ese extraño ser conocido como instalove. Admito que no soy de las que les molesta esa atracción instantánea entre los protagonistas, de hecho, siempre que esté bien llevada me la creo y todo. Sin embargo, cuando entran en juego emociones profundas en tan poco tiempo, me cuesta mucho creer que puedan albergar esos sentimientos. En el caso de Jax y Dani era evidente que ambos se sentían atraídos por el otro, pero, debido a su extraño comienzo, no se hablaban y su relación era de educada formalidad. No obstante, después de un percance deben pasar tiempo juntos y es en esa semana cuando pueden conocerse de verdad. Hasta ahí todo bien. Reconozco que esos momentos eran muy bonitos y somos testigos de cómo crece una amistad e incluso algo más entre ellos, pero de ahí a admitir que se quieren y que ya nada será lo mismo, pues no he terminado de conectar con esa parte de su relación. Pese a ello, durante los últimos capítulos y el epílogo, donde podemos ver qué ha sido de ellos, su relación ha evolucionado y adoptado un cariz más serio, coherente y creíble que resulta verdaderamente adorable.


“See, there are happily ever afters. Even for assholes like me.”

Finding Dandelion continúa la serie Dearest y, aunque no ostenta la misma profundidad que su predecesora, nos regala una historia dulce, sencilla y romántica sobre dos personajes, Dani y Jax, que no sabían que se estaban buscando. El estilo único de la autora es lo que hace de esta serie una de esas lecturas que no debes perderte si quieres disfrutar de una historia de amor tan real como la vida misma.  
Autor/a
Lex Martin escribe novelas del género New Adult y es una romántica empedernida. Combina su pasión por la escritura con su trabajo como profesora de inglés. Actualmente vive con su marido y sus hijas en Los Ángeles.
Web de la autora: http://lexmartinwrites.com/
Gracias por leer...

domingo, 7 de febrero de 2016

Reseña: El mar de la Tranquilidad - Katja Millay

Título: El mar de la Tranquilidad
Título original: The sea of Tranquility
Autor/a: Katja Millay
Editorial: Plataforma Neo
Pág. aprox.: 456
Precio aprox.: 17.90
Sinopsis
La antigua prodigio del piano Nastya Kashnikov solo quiere dos cosas: terminar el instituto sin que nadie conozca su pasado y conseguir que el chico que se lo arrebató todo -su identidad, su espíritu, sus ganas de vivir- pague por lo que hizo. 
La historia de Josh Bennett no es ningún secreto. Cada persona a la que ha amado ha sido arrancada de su vida, y a los diecisiete años no le queda nadie. Ahora lo único que quiere es estar solo. Y parece que la gente comprende que no necesita compañía. Todos excepto Nastya, la misteriosa chica nueva del instituto, que poco a poco irá acercándose a él. Pero cuanto más llega a conocerla Josh, mayor es el enigma. A medida que su relación se intensifica, las preguntas sin respuesta salen a la luz y él comienza a preguntarse si alguna vez sabrá quién es Nastya en realidad, o incluso si quiere descubrirlo. 
El mar de la Tranquilidad es una historia profunda y emotiva sobre el milagro de las segundas oportunidades.
Opinión
No sé cuánto tiempo hace que quería darle una oportunidad a la primera novela de Katja Millay. Desde que empezó a ser conocida en el ámbito anglosajón y a ser considerada la mejor lectura del año de muchos, decidí que no me la perdería por nada del mundo. Por eso, en cuanto salió en español la compré sin dudarlo, esperando encontrarme una historia desgarradora y cruda, pero también llena de amor y esperanza. Una vez leído, puedo decir que El mar de la Tranquilidad es todo eso y más y, como le ha ocurrido a la mayoría de las personas que lo han leído, fue una de mis mejores lecturas del año pasado. 

Nastya Kashnikov fue víctima de un incidente en el que perdió su identidad. Desde entonces no habla con nadie, ni siquiera con su familia. Lo único que la hace seguir viviendo es el odio que siente hacia el chico que le arrebató todo lo que era y la venganza que pretende llevar a cabo cuando le encuentre. Sin embargo, no contaba con conocer a Josh Bennett, un chico solitario al que todo el mundo parece venerar, ignorar u odiar. Para Nastya es difícil determinar lo que la gente piensa sobre ese chico, ya que no sabe nada de su pasado, algo que todo el mundo parece saber en el instituto. Pronto sus destinos se cruzan y Nastya empezará a formar parte de la vida de Josh y él de la de ella más de lo que ninguno de los dos hubiera esperado jamás. No obstante, los secretos de Nastya comenzarán a interponerse entre ellos y amenazará la relación que han forjado. Será Nastya quien deberá decidir si merece la pena aferrarse a sus secretos para siempre o darse una segunda oportunidad a sí misma y a su relación con Josh antes de que sea demasiado tarde. 

Decir que me ha encantado El mar de la Tranquilidad sería quedarse muy corta. Y es que, pese al ritmo pausado que domina la mayor parte de la novela, la historia de Nastya y Josh ha ido conquistándome poco a poco hasta el punto de echarlos de menos cuando no estaba leyendo. Esto se debe, en parte, al misterio que rodea a Nastya y lo que le ocurrió hace unos años, cuyo descubrimiento da respuestas a miles de preguntas que suscita la chica una vez que empiezas a conocerla. Por supuesto, que no pudiera despegarme de sus páginas también era responsable la relación que empieza a surgir entre Josh y Nastya, una de las más especiales y bonitas con las que me he encontrado nunca. Desde la primera frase, Katja Millay muestra lo que es capaz de hacer con las palabras y, después de El mar de la Tranquilidad, estoy deseando leer más cosas de esta autora. 

Ni siquiera sé qué es lo que más he disfrutado (y sufrido) de El mar de la Tranquilidad porque creo que es una de esas obras únicas, con personajes diferentes y una trama sin igual, aunque si tuviera que destacar algo de la novela, sin duda alguna, serían sus protagonistas. 

Nastya sufrió un terrible incidente que le arrebató su sueño de convertirse en pianista y, cuando recordó lo que había sucedido, dejó de hablar. Incapaz de mentir, prefirió callar hasta que encontrase las palabras para describir lo que le había ocurrido aquel fatídico día. Sin embargo, cuando conoce a Josh le será muy difícil mantener su promesa y acabará desarrollando una amistad y unos sentimientos hacia el chico que no sabe si desea. Nastya es uno de esos personajes femeninos que se salen de lo establecido. Su pasado la ha obligado a endurecerse, a mantenerse alejada de los demás y a vivir por y para vengarse del chico que acabó con su yo anterior aquel día. Tiene una lengua afilada, es ingeniosa y, al mismo tiempo, es frágil y vulnerable, cualidades que Josh consigue sacar a la luz. Lo único que puedo decir sobre Nastya es que me ha encantado. Estar en su cabeza ha sido fascinante y me ha maravillado la capacidad de la autora de transmitir todo lo que alguien que ha sufrido lo que Nastya puede sentir. 

Josh Bennett es el protagonista masculino y yo, como Nastya, no he podido evitar suspirar por él. Josh también ha sufrido lo suyo, ha perdido a todos sus seres queridos a lo largo de su corta vida y no se permite acercarse a los demás, algo que comparte con Nastya. No obstante, no cuenta con que sea ella quien se acerque a él y, casi sin darse cuenta, empiezan a estrechar lazos, a convertirse en amigos y luego en algo más. Algo que traerá a ambos de cabeza, ya que, aunque es evidente que se atraen y que son una pareja adorable, creen que sus respectivos pasados son un lastre que arrastrarán solos el resto de su vida, en lugar de ver que ya no están solos y que, quizás, nunca más lo estarán. Este cambio de parecer se produce en Josh mucho antes que en Nastya, aunque él no lo admita abiertamente, pero ha sido una delicia ser testigo de la evolución que sufre la relación de estos dos personajes que se merecen una segunda oportunidad en la vida.  

A pesar de que la historia gira por completo en torno a Nastya y a Josh, los personajes secundarios también están muy bien construidos, especialmente, Drew, el mejor amigo de Josh, y el que le aporta a El mar de la Tranquilidad un poco de humor e inocencia a la trama. Al igual que me ha ocurrido con Josh, no he podido evitar algún suspiro y carcajada con Drew. Es un chico atractivo y mujeriego, que no se porta demasiado bien con las chicas con las que sale, pero que en el fondo es inteligente, simpático, amable y que se preocupa por sus amigos. Reconozco que me resultó bastante sorprendente el contraste entre Drew, Josh y Nastya, ya que aunque Drew meta la pata más de una vez, la vida lo ha tratado bien y aún conserva cierta ingenuidad e inocencia que Josh y Nastya perdieron hace tanto tiempo. Tanto Drew como su familia suponen un equilibrio en la balanza y contrarrestan el dolor y el sufrimiento que domina las vidas de Nastya y Josh, al igual que esos preciosos momentos que pasan juntos que harán que te enamores perdidamente de estos dos. 

El mar de la Tranquilidad es una de esas obras que destaca por su crudeza y su realismo, pero también por ser capaz de transmitirnos miles de emociones a través de dos personajes tan complejos como Nastya y Josh. Me ha resultado imposible no caer rendida ante el estilo de la autora, que brilla por ser directo, fresco y natural y, al mismo tiempo, delicado y elegante. Una historia, la de Nastya y Josh, que ha logrado robarme el corazón una y otra vez a lo largo de toda la novela. Maravillosa.  

Autor/a
Katja Millay estudió cine y televisión en la Tisch School of the Arts de la Universidad de Nueva York y fue profesora de producción y escritura de guiones. Actualmente vive en Florida con su familia y se dedica a la escritura. El mar de la Tranquilidad, bestseller internacional traducido a 12 lenguas, es su primera novela.

Gracias por leer...