jueves, 21 de septiembre de 2017

Reseña: Tambores de otoño - Diana Gabaldon

Título: Tambores de otoño
Título original: Drums of Autumn
Autor/a: Diana Gabaldon
Editorial: Booket
Pág. aprox.: 1040
Precio aprox.: 14.95
Sinopsis
Después de huir de Escocia, en 1766 Claire y Jamie emprenden un viaje hacia América. Tras naufragar en la costa de Georgia, deciden instalarse finalmente en las montañas de Carolina del Norte con la esperanza de construir una granja y mantenerse alejados de la inminente Revolución Americana. A su vez, Brianna Randall, viviendo la comodidad de 1968, siente la pérdida de su madre y la curiosidad por un padre al que no ha conocido. Pero un descubrimiento inquietante acerca de sus padres les lleva a ella y Roger a viajar al pasado para cambiar la historia arriesgando su propio futuro.

Opinión
A estas alturas poco me queda por decir de Outlander que no haya dicho ya. Como no me canso de mencionar, yo la conocí por su maravillosa serie de TV, (que os recomiendo encarecidamente si os gustan las buenas series) y fue la trepidante y emocionante aventura en la que se embarcan Claire y Jamie lo que me decidió a leer los libros. No obstante, en cada una de mis reseñas anteriores señalaba mis dudas de si terminaría la saga o la abandonaría, puesto que las novelas son, ya os aviso, considerablemente extensas. Sin embargo y para mi propia sorpresa, no sólo he terminado el cuarto, Tambores de otoño, sino que ya tengo el quinto esperándome en la estantería. Así que ya es oficial, estoy irremediablemente enganchada a la historia de amor de Claire y Jamie y a esta cautivadora e interesante saga que no ha hecho más que empezar. 

Tambores de otoño empieza con Claire y Jamie en América, apenas unos años después de que arribaran a las costas de Georgia tras una tormenta en alta mar. Con ellos está Ian, el sobrino de Jamie y la razón de se aventuraran a cruzar el Atlántico, lejos de todos y de todo lo que conocían. Hasta ahora han sobrevivido lo mejor que han podido, pero sus condiciones actuales no son muy favorables; sin dinero, sin comida y sin un techo bajo el que dormir, juntos acuden a la casa de la tía de Jamie, Yocasta Mackenzie, quien ve en su sobrino a un heredero para su propiedad. La idea no entusiasma a Jamie, quien, en cuanto ve una oportunidad, se marcha con Claire a las montañas y allí deciden establecer, por fin, su hogar, el Cerro de Fraser. Desde ese momento las cosas comienzan a mejorar; Claire y Jamie tratan de recuperar los 20 años que han estado separados y de construir una vida juntos en la que ambos lamentan que no esté Brianna, la hija a la que Claire echa de menos y a la que Jamie aún no ha conocido. Lo que ninguno de los dos sabe es que Brianna ha hecho un revelador descubrimiento que la impulsará a seguir los pasos de su madre y viajar a través de las piedras. Sin embargo, no será la única; Roger Wakefield irá tras ella y juntos deberán decidir a qué están dispuestos por salvar su amor y su futuro. 

Tambores de otoño supone un punto de inflexión en la saga. Atrás ha quedado Escocia, el alzamiento y sus consecuencias, la familia de Lallybroch y esos veinte años en que Claire y Jamie estuvieron separados a través del tiempo. Reunidos por fin, el matrimonio Fraser decide que el nuevo mundo será su nuevo hogar, pese a los aires de revolución que ya se respira en las colonias inglesas. Por no mencionar que hallar el lugar adecuado para asentarse no será nada fácil y, durante una temporada, se verán forzados a aceptar la hospitalidad de Yocasta, tía de Jamie, quien pretende que sea su sobrino quien se convierta en señor del lugar cuando ella falte. Es así como da comienzo una serie de momentos y vivencias que se desarrollarán a lo largo de la primera mitad de la novela y que, para mí, ha resultado bastante tediosa. Un ritmo pausado, descripciones repetitivas acerca de cosas tan mundanas como el calor, el fuego o el aire y escenas que no aportan nada a la trama son los elementos que han caracterizado esta primera parte de Tambores de otoño, restándole puntos a una lectura, por otra parte, muy interesante en cuanto a la construcción de los personajes y sus relaciones. 

Aparte del periplo de Claire y Jamie en tierras americanas, en Tambores de otoño viajaremos a 1968, donde Roger y Brianna intentan averiguar cuáles son sus sentimientos respecto al otro, así como hacer las paces con un pasado que aún permanece entre ellos como un secreto susurrado a voces. Pese a mis más y mis menos con esta pareja, ha sido la historia de Roger y Brianna la que ha agilizado la trama de esa primera parte más ralentizada. Una historia que se desarrolla con cierta prisa en el presente para luego cocerse a fuego lento una vez Brianna y Roger se lanzan a una aventura a través del tiempo, la una para salvar a sus padres tras un reciente descubrimiento, así como para conocer a su verdadero padre, y el otro para ayudar a la joven de la que se ha enamorado perdidamente en territorio desconocido, pese a que ella no necesita que nadie la salve. Todo esto supondrá un enorme reto para ambos, ya que el siglo XVIII resulta ser más peligroso de lo que esperaban y deberán adaptarse a unas costumbres que, si bien no aceptan ni comprenden, deberán acatar si desean sobrevivir. Lo que no les impedirá meterse en una serie de problemas, a cada cuál más arriesgado, que pondrá en peligro su posibilidad de retornar al presente, ¿o se quedarán Roger y Brianna en el siglo XVIII para empezar una nueva vida juntos?
  
Si en los volúmenes anteriores las intrigas políticas, el inminente alzamiento jacobita y un imprevisto viaje por el océano acaparaban la acción que conformaba la trama de las novelas, en la cuarta entrega de la saga Outlander serán los personajes y las intrincadas relaciones que existen entre ellos los que se conviertan en el núcleo de este nuevo capítulo en la vida de los Fraser. Por supuesto, el elemento histórico nunca llega a desdibujarse, de hecho, la autora inserta aquí y allá situaciones y conversaciones que nos anuncian que la Revolución Americana está a la vuelta de la esquina, además de revelarnos la penosa situación en la que vivían los esclavos y las dificultades a las que hacían frente las tribus indias y su gradual desaparición, pero todo ello es sólo un pequeño avance de lo que está por venir en los siguientes libros que componen la saga. Y es que, antes de sumergirnos en otro entramado político, hay demasiadas conversaciones pendientes como para evitarlas y, en Tambores de otoño, tendrán lugar todas aquellas que habíamos esperado desde que Claire regresó a través de las piedras en Viajera

El amor y el romance siempre han sido parte intrínseca de esta saga y en Tambores de otoño lo es más que nunca. En el centro están, como no podía ser de otra manera, Claire y Jamie, quienes aún están habituándose a estar juntos otra vez después de tantos años de una durísima separación. Una pareja que enamora una y otra vez por el amor tan profundo que se profesan, por la fortaleza de Claire y por la imperfecta perfección de Jamie, que roba el corazón con su sola presencia, por el inquebrantable equipo que forman, por el apoyo que se ofrecen sin importar el motivo y por millones de cosas más que ponen de relieve un matrimonio no sólo fundado en la pasión, sino en la constancia y la honestidad. Cualidades en las que Brianna y Roger deberán trabajar si desean que su amor sobreviva en un mundo peligroso y siempre cambiante. Sin embargo, para esta pareja no será nada fácil y absurdos malentendidos arrastrarán a Roger a una situación que nos hará temer por él y a Brianna a un terrible desencuentro que la marcará para siempre. Por suerte, tanto ella como Roger contarán con la ayuda de los Fraser, aunque antes deberá producirse el esperadísimo encuentro entre Jamie y Brianna, una reunión familiar que, para mí, ha sido el objetivo final del libro y es que esta novela trata, por encima de todo, de la familia. Por eso tampoco faltará el joven Ian, el sobrino de Jamie y Claire, quien poco a poco se ha convertido en uno de mis personajes más queridos por su adorable sencillez, su ingenuidad y su valentía, ésta última sobre todo hacia el final, donde su destino queda sellado de un modo que me rompió un poquito el corazón por cómo quedaron las cosas con él. Veremos qué le depara el futuro en las siguientes novelas. A quienes me encantaría volver a ver y quienes también se unen a la reunión son Lord John y el pequeño Willie, dos personajes muy importantes en la vida de nuestro highlander pelirrojo favorito y que protagonizarán algunos de los momentos más tiernos en el caso de Willie y más interesantes en el caso de Lord John, quien es ya uno de mis personajes favoritos de esta maravillosa saga. 

Tambores de otoño supone el inicio de una nueva aventura para Claire, Jamie y los suyos. Una cuarta entrega que deja a un lado la política para centrarse en la familia, la paternidad, la amistad y el amor. Emotivos reencuentros, revelaciones inesperadas y confesiones a la luz de las velas sustituirán a las declaraciones de guerra, pero traerán consecuencias igual de devastadoras. Con un ritmo más lento que sus predecesoras, este nuevo capítulo en la vida de los Frasers nos recordará que, aunque hayan abandonado una Escocia que aún se enfrenta a las consecuencias del alzamiento fallido, en el nuevo continente les aguarda un sinfín de peligros a los que deberán enfrentarse para poder sobrevivir a la vida en las colonias y a la revolución que ya se cuece en las calles. Pero, por suerte, no tendrán que hacerlo solos.

**Orden de lectura de la saga
1. Outlander (Forastera) (Reseña)
2. Atrapada en el tiempo (Reseña)
3. Viajera (Reseña)
4. Tambores de otoño
5. La cruz ardiente
6. Viento y ceniza 
7. Ecos del pasado
8. Escrito con la sangre de mi corazón
9. Go Tell The Bees That I Am Gone (sin fecha) 
¿?

Autor/a
Diana Gabaldon nació en Arizona, en cuya universidad se licenció en Biología Marina y se doctoró en Zoología. Su trabajo como profesora de cuestiones de ecología le permitió tener a su alcance una vasta biblioteca, donde descubrió su afición por la literatura. Tras varios años escribiendo artículos de su profesión y cuentos humorísticos para Walt Disney, Diana comenzó a publicar en Internet los capítulos iniciales de su primera novela, Forastera. En poco tiempo, el libro se convirtió en un gran éxito de ventas. Este éxito no hizo más que aumentar con los siguientes títulos de la saga.

Gracias por leer...

miércoles, 13 de septiembre de 2017

In My Mailbox (IMM) #15

¡Hola! Espero que hayáis pasado un verano estupendo entre libros, series, pelis y todos esos hobbies que nos hacen el calor más llevadero. Por mi parte no me han faltado lecturas e, incluso, ha caído algún que otro título, pese a mi propósito de reducir mis compras #sorrynotsorry. En la entrada de hoy os cuento qué libros han llegado a mis estanterías. 

In My Mailbox es una sección original
de Pop Culture Junkie
y extendida por The Story Siren
y consiste en mostrar
las últimas adquisiciones literarias,
sean compradas, prestadas,
regaladas o envíos de editoriales.


Títulos
Sombra y Estrella de Laura Kinsale
The Hating Game de Sally Thorne
La Cruz Ardiente de Diana Gabaldon
Amor y Amistad de Jane Austen
Todo lo inesperado de Morgan Matson



Sombra y Estrella de Laura Kinsale y The Hating Game de Sally Thorne. De Laura Kinsale sólo he leído Flores en la Tormenta y a día de hoy la romántica historia de Christian y Maddy aún conserva un pedacito de mi corazón. De Sombra y Estrella he oído maravillas y después de mi fantástica experiencia con la autora, me apetecía repetir, además de que tengo muchas ganas de leer algo de romance histórico y este me pareció el título perfecto. También un romance, aunque contemporáneo, que no pude resistir comprar fue The Hating Game, una novela que causó sensación el año pasado en inglés y que tiene toda la pinta de ser una historia deliciosa, tierna y repleta de humor. 


Amor y Amistad de Jane Austen y La Cruz Ardiente de Diana Gabaldon. Como gran admiradora que soy de mi queridísima Jane Amor y Amistad, un libro que recoge sus primeros relatos, no podía faltar en mi estantería y en mi colección de la maravillosa escritora británica. Como tampoco podía faltar el quinto volumen de la saga Outlander, que si bien he tenido mis más y menos con la saga por su ritmo pausado, el amor de Claire y Jamie no deja de cautivarme siempre que me reencuentro con ellos en cada uno de los títulos que conforman la extensa serie. 


Todo lo inesperado de Morgan Matson. Desde que descubrí su Amy y Roger supe que leería todo lo que esta autora escribiría y aquí está su última novela publicada en nuestro país. Es mi actual lectura y, aunque llevo pocas páginas, sé que encontraré en ellas la dulzura, la ingenuidad y la naturalidad que caracteriza el estilo de Morgan Matson. 

¿Os llaman la atención? ¿Habéis leído alguno? ¿Qué os han parecido? 

Gracias por leer...

miércoles, 9 de agosto de 2017

Cine: Lady Macbeth


Título: Lady Macbeth
Música: Dan Jones
Fotografía: Ari Wegner
Guion: Alice Birch (Novela: Nikolai Leskov) 
Dirección: William Olroyd
Reparto:
Florence Pugh, Christopher Fairbank, Cosmo Jarvis,
Naomi Ackie, Bill Fellows, Ian Conningham,
Paul Hilton, Joseph Teaguem Golda Rosheuvel, Rebbeca Manely

Sinopsis:
Inglaterra rural de 1865. Katherine vive angustiada por culpa de su matrimonio con un hombre amargado al que no quiere y que le dobla la edad, y de su fría y despiadada familia. Cuando se embarca en un apasionado idilio con un joven trabajador de la finca de su marido, en su interior se desata una fuerza tan poderosa que nada le impedirá intentar conseguir lo que desea. (FILMAFFINITY)

Opinión:
Hace tiempo me dije a mí misma que no haría más entradas en el blog sobre nada que no fueran libros, ya que sentía que no interesaban y que las escribía más para mí que para quien quisiera adentrarse en mi pequeño y humilde espacio. Sin embargo, hace menos de una semana vi Lady Macbeth y fue tanta la impresión que causó en mí la historia de Katherine que no he podido resistirme a compartir mis sensaciones de esta fascinante, interesante y retorcida cinta sobre una inusual y compleja antiheroína que se hunde en una espiral de sangre que la llevará no sólo a descubrir su propia naturaleza, sino a descubrir sus propios límites. 


A primera vista y con tan sólo el puñado críptico de imágenes que ofrece su trailer, Lady Macbeth parece responder a la clásica historia de amor prohibido entre una mujer condenada a un matrimonio de conveniencia y un hombre de clase social inferior cuya mutua y desenfrenada pasión arrastrará a la pareja al asesinato por el que pagarán con la miseria y la infelicidad y, en última instancia, con sus vidas. Y, en cierto modo es así, pero jamás podría haberme imaginado el desenlace de este amor que pronto se convierte en una peligrosa obsesión. 

La joven Katherine es vendida al hijo del respetado señor Lester como esposa. Una situación que no es de su agrado, pero como mujer de su época lo acepta con la intención de hacer de las circunstancias lo mejor que pueda. Asumiendo el papel de esposa dócil, Katherine se somete a su marido, quien ni siquiera la toca y la obliga a permanecer confinada en la casa cual prisionera, y a su suegro, un hombre despiadado que no vacila a la hora de faltarle el respeto ni de darle órdenes con respecto a su comportamiento como mujer de la casa y esposa de su hijo. Los días pasan con una terrible monotonía que empieza a drenar a Katherine de vida y frescura y la sumen en un estado de apatía y amargura. Por suerte para ella, su marido se marcha durante unos días en los que Katherine vislumbra cierta libertad en los páramos que la rodean e, incluso, dentro de su propia casa. Los días pronto se convierten en semanas y será durante esa época cuando Katherine se embarque en un affair con Sebastian, un joven y descarado trabajador de la finca. Entre ellos pronto se desata una pasión como Katherine no ha conocido nunca, por la que está dispuesta a desafiar a la sociedad y a sus normas, pero también por la que está dispuesta a manchar sus manos de sangre si así consigue la ansiada libertad que tanto anhela. ¿Será el intenso y obsesivo amor suficiente para Katherine y Sebastian o acaso pesarán más en el alma los pecados cometidos? 

Lady Macbeth es una de las historias más fascinantes en su contradicción que he tenido el placer de ver. Sencilla, pero intensa. Apasionada, pero indolente. Discreta, pero discordante. La cotidianidad del entorno y del paisaje, la atmósfera desconcertante que se respira a lo largo de todo el metraje, el silencio que impregna toda la película y que sólo rompen los sonidos más mundanos, el diálogo conciso asignado a sus personajes y las expresiones y gestos contenidos se conjugan con una inquietante precisión que te mantiene en el borde del asiento y con el corazón en la garganta. Preguntándote qué ocurrirá a continuación. Hasta dónde llegará Katherine por defender ese amor obsesivo y hueco. Dudando de si, en realidad, a quien desea proteger no es a su amante, sino a la mujer en la que se ha convertido. Porque sí, en Lady Macbeth subyace un tinte feminista que nos recuerda cómo las mujeres eran consideradas poco más que posesiones que debían plegarse a la voluntad de los hombres, cómo se les privaba de la realización personal, la libertad sexual y de pensamiento. Una realidad que no hace más que evidenciar cómo Katherine, pese a sus errores, es sólo una víctima de sus circunstancias y que si actúa como lo hace es simplemente por nuestro deseo inherente a ser dueños de nosotros mismos. 


Con un excelente reparto encabezado por una magnífica Florence Pughquien debuta como protagonista en la gran pantalla y nos ofrece una interpretación soberbia como la impasible Katherine Lester, a la que acompañan Cosmo Jarvis como el rudo Sebastian, Naomi Ackie como la malograda Anna y un pequeño, pero acertado elenco que parece empeñado en entorpecer el camino de Katherine hacia la libertad, Lady Macbeth deja traslucir la idea de que, en realidad, todos y cada uno de los personajes no son más que víctimas de sus circunstancias, víctimas de la sociedad en la que han nacido, y que, a veces, simplemente se encontraban en el lugar equivocado en el momento equivocado. Sin embargo, no por ello quedará el crimen sin castigo, pero será el insospechado desenlace de esta historia, radicalmente diferente del libro homónimo en el que se basa, el giro dramático perfecto que necesitaba el perturbador relato de Katherine. 

Lady Macbeth es un estremecedor y retorcido relato de pasión, deseo, traición y obsesión sobre una mujer que una vez prueba la libertad hará lo que sea por conservarla. Un provocador y desconcertante thriller lleno de matices y sutilezas, de personajes imperfectos, de sentimientos ocultos y anhelos reprimidos que culmina en un desenlace inesperado y sorprendente. Inquietantemente sublime.  

Trailer: 
Gracias por leer...

viernes, 7 de julio de 2017

Reseña: Lo que Alice olvidó - Liane Moriarty

Título: Lo que Alice olvidó
Título original: What Alice forgot
Autor/a: Liane Moriarty 
Editorial: DeBolsillo
Pág. aprox.: 480
Precio aprox.: 9.95 (papel) 

Sinopsis
¿Qué sentirías si te despertaras y hubieras olvidado los últimos diez años de tu vida?

Al despertar tras un leve accidente, los primeros pensamientos de Alice son para el hijo que espera y para su marido Nick, que estará preocupado. Pero ni ella está embarazada ni Nick está en absoluto preocupado; es más, está preparando el divorcio.

Pronto Alice descubrirá con angustia que ha olvidado diez años enteros de su vida y nada de su entorno le resulta reconocible: ¿Por qué se ha vuelto su hermana tan distante? ¿Quién diablos es Gina?

Lentamente, pequeños trazos del pasado se asomarán a la memoria de Alice y la obligarán a enfrentarse a la realidad, que irá recomponiendo.

A veces, perder la memoria es lo mejor que puede sucederte...

Opinión
Alice Love despierta en el suelo de un gimnasio al que no recuerda haberse apuntado, convencida de que está esperando su primer hijo y deseosa de llegar a casa para contarle a Nick, su marido, lo absurdo de la situación. Al parecer ha sufrido una caída en la clase de step y se ha dado un golpe en la cabeza. Nada por lo que armar tanto alboroto. Sin embargo, a la llegada de los paramédicos y tras sus incesantes preguntas sobre el día y el año en el que se encuentran, Alice se da cuenta de que algo va mal. ¿Por qué todo el mundo se empeña en decirle que están en 2007? ¿Acaso no es 1997? Pese a la confusión, Alice se convence de que todo se arreglará cuando vea a Nick, sí, su marido se hará cargo de la situación. Pero entonces, ¿por qué su hermana mayor, Elizabeth, quien se muestra distante y reservada con ella, le comunica a Alice que Nick y ella tienen tres hijos y que se están divorciando? ¿Y quién es esa tal Gina de la que todo el mundo no deja de hablarle y qué tiene que ver con su matrimonio? A la vista de los recientes descubrimientos, Alice no sólo se embarcará en una vida que no reconoce, sino que deberá bregar con los recuerdos de un pasado que ya se ha esfumado. ¿Ha perdido a Nick para siempre? ¿Acaso desea recuperarlo? Y Elizabeth, ¿le permitirá entrar en su vida de nuevo o abandonarán la esperanza de retomar su relación y ser las hermanas que eran? ¿Recuperará Alice sus recuerdos? Y, si es así, ¿qué versión de sí misma será, la despreocupada y alegre Alice del pasado o esa mujer y madre responsable, implicada y competente del presente? 

Cumpliendo con mi misión de leer todo lo que Liane Moriarty ha escrito, le había llegado el turno a Lo que Alice olvidóHabiendo leído y disfrutado enormemente varios libros de la autora australiana, al adentrarme en esta novela ya contaba con encontrarme los elementos clave que conforman sus historias, que no son otros que un femenino trío protagonista, una pequeña y acogedora comunidad de Australia como escenario para la acción y un misterio que, si bien moverá la trama, se desplazará a un segundo plano en favor de los problemas cotidianos de los personajes. Por supuesto, Lo que Alice olvidó cumple estas reglas, pero, como siempre, es indiscutible que la trama es en líneas generales, si bien en este caso el tema de la amnesia temporal manido, entretenida, adictiva, sencilla y muy realista. Porque si algo hallarás en las novelas de Liane Moriarty es a mujeres reales con problemas realesLo que Alice olvidó no será una excepción. 

En Lo que Alice olvidó será la propia Alice, Elizabeth, la hermana de ésta, y Frannie, la abuelastra de las hermanas, quienes narrarán este viaje de autodescubrimiento a través del pasado con el fin de averiguar en quiénes queremos convertirnos. Y será el accidente que ha sufrido la pobre Alice en el gimnasio lo que desencadenará este proceso, transformándolos a todos en el camino. 

Como descubrimos en los primeros capítulos, Alice ha perdido la memoria, concretamente, los últimos diez años de su vida y tanto ha cambiado su situación e incluso su personalidad durante esa década que apenas reconoce a la persona en la que todos insisten que se ha convertido. En primer lugar, se está divorciando de su marido Nick, a quien creía el amor de su vida, y con quien ha tenido no sólo uno, sino tres hijos de los que Alice no recuerda ni sus nombres. En segundo lugar, su hermana mayor, Elizabeth, mantiene con ella una actitud distante que desconcierta a Alice dado el cariño que siempre se han profesado. Y, como si todo eso no fuera bastante, antes de su accidente Alice se había comprometido ha realizar un megamerengue con las madres del colegio en honor de Gina, pero ¿quién es Gina? 

¿Cuántas veces habremos visto/leído/escuchado historias de personas que pierden la memoria para luego darse cuenta de que no están satisfechos con la persona que eran y que tal vez lo mejor que podría haberles pasado era olvidar? Sí, demasiadas. Y, sin embargo, todo el encanto de Lo que Alice olvidó reside en su trama y en cómo afecta esta situación a la vida de los personajes. Es cierto que la primera mitad del libro se centra quizás en exceso en la relación de Nick y Alice, y, aunque si bien ayuda a entender lo que supone para la Alice desmemoriada la pérdida de su marido, la acción es escasa y el ritmo se ralentiza. Serán las subtramas de Elizabeth, cuyos problemas de fertilidad descubrimos a través de las notas a su psicólogo, y de Frannie, que explica sus vivencias y experiencias personales en un blog, las que le aporten dinamismo y frescura a la trama y complementen las lagunas que presenta Alice. Y todo ello con la ayuda, por supuesto, del desenfadado y natural estilo de Liane Moriarty.

Como ya se adivina por el título, esta historia es la historia de Alice y de lo que olvidó y es ella quien poco a poco se gana el cariño y la compasión del lector por la lucha que se desata en su interior. Desde su accidente, Alice muestra una curiosa dualidad en la que su yo joven y despreocupada debe averiguar la clase de mujer en la que se había convertido en los últimos diez años. Debe aprender de nuevo a ser madre, esposa, hermana, hija y mujer. Y si bien contará con la ayuda de sus amigas, a las que tampoco recuerda, y la de su familia, en última estancia será ella misma quién tendrá que desenmarañar y darle sentido a esa voz interior que la empuja a actuar, a esa sensación de opresión que la atenaza cada vez que cruza por una calle de su barrio y a esos flashes del pasado que ha olvidado. Porque lo que todos anticipan es que recordará y que, cuando lo haga, volverá a ser ella misma. Sin duda, para mí uno de los momentos más interesantes de toda la novela es el instante en el que todos los recuerdos regresan de golpe a la mente de Alice, no sólo porque por fin se revelarán las respuestas a todas las preguntas que han surgido a lo largo de toda la historia, sino por la cuestión que se le planteará a Alice respecto a ello. ¿Qué hará cuando recupere la memoria? ¿Retornará a su vida como si nada hubiese ocurrido o se negará esta nueva Alice a desaparecer? 

Lo que Alice olvidó es un interesante relato sobre la identidad de uno mismo y sobre cómo la vida y las personas que nos rodean nos moldean. Familia, divorcio, amor, maternidad y la realización personal vuelven a ser los temas sobre los que recaerá el inesperado viaje de autodescubrimiento en el que se embarcarán Alice y sus conocidos más allegados. Quizás que Alice perdiese la memoria podría ser lo mejor que les haya sucedido a todos, ¿o no? Tendréis que leer la novela para descubrirlo. 

Autor/a
Liane Moriarty es una autora australiana. Su bibliografía la componen novelas como Three WishesThe Last AnniversaryWhat Alice Forgot, The Hypnotist’s Love Story Big Little Lies, todas ellas publicadas con éxito en todo el mundo. Sin embargo, su última novela The Husband's Secret (El secreto de mi marido) es la que la ha catapultado a la fama. Bajo el nombre de L.M. Moriarty es asimismo autora de la serie para niños Space Brigade. Liane vive en Sydney con su marido, su hijo y su hija.

Gracias por leer...

jueves, 29 de junio de 2017

Mis lecturas para el verano

¡Feliz verano! Como ya viene siendo costumbre y para animar los días de sol, he confeccionado una pequeña lista con las lecturas que espero que me acompañen durante los próximos meses. 



1. Trilogía Caballo de Fuego de Florencia Bonelli. Llevo posponiendo la lectura de estos libros más tiempo del que me gustaría admitir y, curiosamente, son los que más ganas tengo de leer de los que tengo pendientes en la estantería. Me encanta el estilo de esta autora y presiento que la historia de Eliah y Matilde me robará el corazón aún más de lo que ya lo hiciera Lo que dicen tus ojos, novela que precede de la trilogía. 


  

2. Tambores de otoño de Diana Gabaldon. ¿Qué sería de mi verano sin Claire y Jamie? Confieso que mi intención era leer este libro después de que terminara la tercera temporada de Outlander, pero como sabréis y si no, ya os lo digo yo, el estreno de la serie ha sido retrasado hasta septiembre (desgracia suprema). Sin embargo, nada me impedirá acompañar a Claire y a Jamie por tierras americanas en esta cuarta parte de la saga porque, lo creáis o no, echo de menos las andanzas de esta pareja y mucho más ahora que la familia se amplia con Roger y Brianna.  

3. The Foxe and the Hound de R. S. Grey. Una comedia romántica protagonizada por una chica cuya vida está patas arribas y un veterinario que en su afán por ayudar al perro de la heroína y gracias a una interesante propuesta terminará por robarle el corazón a la joven. Una lectura que promete ser el remedio perfecto para las tardes calurosas. 

4. Bajo cero (Iced) de Karen Marie Moning. Sexto volumen de mi saga de urban fantasy favorita. Sí, hablo de la maravillosa, mágica y sexy Fever, aunque en esta ocasión será de la mano de Dani Mega O'Malley con quien regresaremos a Dublín para descubrir qué le ha ocurrido a la humanidad tras la caída de los muros que separaban a los fae de los humanos. Estoy deseando reencontrarme con Mac, Barrons y compañía en esta aventura y qué mejor que comenzar este viaje con un nuevo y prometedor elenco de personajes como Dani y el misterioso Ryodan. 

Y a vosotr@s, ¿qué lecturas os acompañarán este verano? 

Gracias por leer...