miércoles, 9 de agosto de 2017

Cine: Lady Macbeth


Título: Lady Macbeth
Música: Dan Jones
Fotografía: Ari Wegner
Guion: Alice Birch (Novela: Nikolai Leskov) 
Dirección: William Olroyd
Reparto:
Florence Pugh, Christopher Fairbank, Cosmo Jarvis,
Naomi Ackie, Bill Fellows, Ian Conningham,
Paul Hilton, Joseph Teaguem Golda Rosheuvel, Rebbeca Manely

Sinopsis:
Inglaterra rural de 1865. Katherine vive angustiada por culpa de su matrimonio con un hombre amargado al que no quiere y que le dobla la edad, y de su fría y despiadada familia. Cuando se embarca en un apasionado idilio con un joven trabajador de la finca de su marido, en su interior se desata una fuerza tan poderosa que nada le impedirá intentar conseguir lo que desea. (FILMAFFINITY)

Opinión:
Hace tiempo me dije a mí misma que no haría más entradas en el blog sobre nada que no fueran libros, ya que sentía que no interesaban y que las escribía más para mí que para quien quisiera adentrarse en mi pequeño y humilde espacio. Sin embargo, hace menos de una semana vi Lady Macbeth y fue tanta la impresión que causó en mí la historia de Katherine que no he podido resistirme a compartir mis sensaciones de esta fascinante, interesante y retorcida cinta sobre una inusual y compleja antiheroína que se hunde en una espiral de sangre que la llevará no sólo a descubrir su propia naturaleza, sino a descubrir sus propios límites. 


A primera vista y con tan sólo el puñado críptico de imágenes que ofrece su trailer, Lady Macbeth parece responder a la clásica historia de amor prohibido entre una mujer condenada a un matrimonio de conveniencia y un hombre de clase social inferior cuya mutua y desenfrenada pasión arrastrará a la pareja al asesinato por el que pagarán con la miseria y la infelicidad y, en última instancia, con sus vidas. Y, en cierto modo es así, pero jamás podría haberme imaginado el desenlace de este amor que pronto se convierte en una peligrosa obsesión. 

La joven Katherine es vendida al hijo del respetado señor Lester como esposa. Una situación que no es de su agrado, pero como mujer de su época lo acepta con la intención de hacer de las circunstancias lo mejor que pueda. Asumiendo el papel de esposa dócil, Katherine se somete a su marido, quien ni siquiera la toca y la obliga a permanecer confinada en la casa cual prisionera, y a su suegro, un hombre despiadado que no vacila a la hora de faltarle el respeto ni de darle órdenes con respecto a su comportamiento como mujer de la casa y esposa de su hijo. Los días pasan con una terrible monotonía que empieza a drenar a Katherine de vida y frescura y la sumen en un estado de apatía y amargura. Por suerte para ella, su marido se marcha durante unos días en los que Katherine vislumbra cierta libertad en los páramos que la rodean e, incluso, dentro de su propia casa. Los días pronto se convierten en semanas y será durante esa época cuando Katherine se embarque en un affair con Sebastian, un joven y descarado trabajador de la finca. Entre ellos pronto se desata una pasión como Katherine no ha conocido nunca, por la que está dispuesta a desafiar a la sociedad y a sus normas, pero también por la que está dispuesta a manchar sus manos de sangre si así consigue la ansiada libertad que tanto anhela. ¿Será el intenso y obsesivo amor suficiente para Katherine y Sebastian o acaso pesarán más en el alma los pecados cometidos? 

Lady Macbeth es una de las historias más fascinantes en su contradicción que he tenido el placer de ver. Sencilla, pero intensa. Apasionada, pero indolente. Discreta, pero discordante. La cotidianidad del entorno y del paisaje, la atmósfera desconcertante que se respira a lo largo de todo el metraje, el silencio que impregna toda la película y que sólo rompen los sonidos más mundanos, el diálogo conciso asignado a sus personajes y las expresiones y gestos contenidos se conjugan con una inquietante precisión que te mantiene en el borde del asiento y con el corazón en la garganta. Preguntándote qué ocurrirá a continuación. Hasta dónde llegará Katherine por defender ese amor obsesivo y hueco. Dudando de si, en realidad, a quien desea proteger no es a su amante, sino a la mujer en la que se ha convertido. Porque sí, en Lady Macbeth subyace un tinte feminista que nos recuerda cómo las mujeres eran consideradas poco más que posesiones que debían plegarse a la voluntad de los hombres, cómo se les privaba de la realización personal, la libertad sexual y de pensamiento. Una realidad que no hace más que evidenciar cómo Katherine, pese a sus errores, es sólo una víctima de sus circunstancias y que si actúa como lo hace es simplemente por nuestro deseo inherente a ser dueños de nosotros mismos. 


Con un excelente reparto encabezado por una magnífica Florence Pughquien debuta como protagonista en la gran pantalla y nos ofrece una interpretación soberbia como la impasible Katherine Lester, a la que acompañan Cosmo Jarvis como el rudo Sebastian, Naomi Ackie como la malograda Anna y un pequeño, pero acertado elenco que parece empeñado en entorpecer el camino de Katherine hacia la libertad, Lady Macbeth deja traslucir la idea de que, en realidad, todos y cada uno de los personajes no son más que víctimas de sus circunstancias, víctimas de la sociedad en la que han nacido, y que, a veces, simplemente se encontraban en el lugar equivocado en el momento equivocado. Sin embargo, no por ello quedará el crimen sin castigo, pero será el insospechado desenlace de esta historia, radicalmente diferente del libro homónimo en el que se basa, el giro dramático perfecto que necesitaba el perturbador relato de Katherine. 

Lady Macbeth es un estremecedor y retorcido relato de pasión, deseo, traición y obsesión sobre una mujer que una vez prueba la libertad hará lo que sea por conservarla. Un provocador y desconcertante thriller lleno de matices y sutilezas, de personajes imperfectos, de sentimientos ocultos y anhelos reprimidos que culmina en un desenlace inesperado y sorprendente. Inquietantemente sublime.  

Trailer: 
Gracias por leer...

viernes, 7 de julio de 2017

Reseña: Lo que Alice olvidó - Liane Moriarty

Título: Lo que Alice olvidó
Título original: What Alice forgot
Autor/a: Liane Moriarty 
Editorial: DeBolsillo
Pág. aprox.: 480
Precio aprox.: 9.95 (papel) 

Sinopsis
¿Qué sentirías si te despertaras y hubieras olvidado los últimos diez años de tu vida?

Al despertar tras un leve accidente, los primeros pensamientos de Alice son para el hijo que espera y para su marido Nick, que estará preocupado. Pero ni ella está embarazada ni Nick está en absoluto preocupado; es más, está preparando el divorcio.

Pronto Alice descubrirá con angustia que ha olvidado diez años enteros de su vida y nada de su entorno le resulta reconocible: ¿Por qué se ha vuelto su hermana tan distante? ¿Quién diablos es Gina?

Lentamente, pequeños trazos del pasado se asomarán a la memoria de Alice y la obligarán a enfrentarse a la realidad, que irá recomponiendo.

A veces, perder la memoria es lo mejor que puede sucederte...

Opinión
Alice Love despierta en el suelo de un gimnasio al que no recuerda haberse apuntado, convencida de que está esperando su primer hijo y deseosa de llegar a casa para contarle a Nick, su marido, lo absurdo de la situación. Al parecer ha sufrido una caída en la clase de step y se ha dado un golpe en la cabeza. Nada por lo que armar tanto alboroto. Sin embargo, a la llegada de los paramédicos y tras sus incesantes preguntas sobre el día y el año en el que se encuentran, Alice se da cuenta de que algo va mal. ¿Por qué todo el mundo se empeña en decirle que están en 2007? ¿Acaso no es 1997? Pese a la confusión, Alice se convence de que todo se arreglará cuando vea a Nick, sí, su marido se hará cargo de la situación. Pero entonces, ¿por qué su hermana mayor, Elizabeth, quien se muestra distante y reservada con ella, le comunica a Alice que Nick y ella tienen tres hijos y que se están divorciando? ¿Y quién es esa tal Gina de la que todo el mundo no deja de hablarle y qué tiene que ver con su matrimonio? A la vista de los recientes descubrimientos, Alice no sólo se embarcará en una vida que no reconoce, sino que deberá bregar con los recuerdos de un pasado que ya se ha esfumado. ¿Ha perdido a Nick para siempre? ¿Acaso desea recuperarlo? Y Elizabeth, ¿le permitirá entrar en su vida de nuevo o abandonarán la esperanza de retomar su relación y ser las hermanas que eran? ¿Recuperará Alice sus recuerdos? Y, si es así, ¿qué versión de sí misma será, la despreocupada y alegre Alice del pasado o esa mujer y madre responsable, implicada y competente del presente? 

Cumpliendo con mi misión de leer todo lo que Liane Moriarty ha escrito, le había llegado el turno a Lo que Alice olvidóHabiendo leído y disfrutado enormemente varios libros de la autora australiana, al adentrarme en esta novela ya contaba con encontrarme los elementos clave que conforman sus historias, que no son otros que un femenino trío protagonista, una pequeña y acogedora comunidad de Australia como escenario para la acción y un misterio que, si bien moverá la trama, se desplazará a un segundo plano en favor de los problemas cotidianos de los personajes. Por supuesto, Lo que Alice olvidó cumple estas reglas, pero, como siempre, es indiscutible que la trama es en líneas generales, si bien en este caso el tema de la amnesia temporal manido, entretenida, adictiva, sencilla y muy realista. Porque si algo hallarás en las novelas de Liane Moriarty es a mujeres reales con problemas realesLo que Alice olvidó no será una excepción. 

En Lo que Alice olvidó será la propia Alice, Elizabeth, la hermana de ésta, y Frannie, la abuelastra de las hermanas, quienes narrarán este viaje de autodescubrimiento a través del pasado con el fin de averiguar en quiénes queremos convertirnos. Y será el accidente que ha sufrido la pobre Alice en el gimnasio lo que desencadenará este proceso, transformándolos a todos en el camino. 

Como descubrimos en los primeros capítulos, Alice ha perdido la memoria, concretamente, los últimos diez años de su vida y tanto ha cambiado su situación e incluso su personalidad durante esa década que apenas reconoce a la persona en la que todos insisten que se ha convertido. En primer lugar, se está divorciando de su marido Nick, a quien creía el amor de su vida, y con quien ha tenido no sólo uno, sino tres hijos de los que Alice no recuerda ni sus nombres. En segundo lugar, su hermana mayor, Elizabeth, mantiene con ella una actitud distante que desconcierta a Alice dado el cariño que siempre se han profesado. Y, como si todo eso no fuera bastante, antes de su accidente Alice se había comprometido ha realizar un megamerengue con las madres del colegio en honor de Gina, pero ¿quién es Gina? 

¿Cuántas veces habremos visto/leído/escuchado historias de personas que pierden la memoria para luego darse cuenta de que no están satisfechos con la persona que eran y que tal vez lo mejor que podría haberles pasado era olvidar? Sí, demasiadas. Y, sin embargo, todo el encanto de Lo que Alice olvidó reside en su trama y en cómo afecta esta situación a la vida de los personajes. Es cierto que la primera mitad del libro se centra quizás en exceso en la relación de Nick y Alice, y, aunque si bien ayuda a entender lo que supone para la Alice desmemoriada la pérdida de su marido, la acción es escasa y el ritmo se ralentiza. Serán las subtramas de Elizabeth, cuyos problemas de fertilidad descubrimos a través de las notas a su psicólogo, y de Frannie, que explica sus vivencias y experiencias personales en un blog, las que le aporten dinamismo y frescura a la trama y complementen las lagunas que presenta Alice. Y todo ello con la ayuda, por supuesto, del desenfadado y natural estilo de Liane Moriarty.

Como ya se adivina por el título, esta historia es la historia de Alice y de lo que olvidó y es ella quien poco a poco se gana el cariño y la compasión del lector por la lucha que se desata en su interior. Desde su accidente, Alice muestra una curiosa dualidad en la que su yo joven y despreocupada debe averiguar la clase de mujer en la que se había convertido en los últimos diez años. Debe aprender de nuevo a ser madre, esposa, hermana, hija y mujer. Y si bien contará con la ayuda de sus amigas, a las que tampoco recuerda, y la de su familia, en última estancia será ella misma quién tendrá que desenmarañar y darle sentido a esa voz interior que la empuja a actuar, a esa sensación de opresión que la atenaza cada vez que cruza por una calle de su barrio y a esos flashes del pasado que ha olvidado. Porque lo que todos anticipan es que recordará y que, cuando lo haga, volverá a ser ella misma. Sin duda, para mí uno de los momentos más interesantes de toda la novela es el instante en el que todos los recuerdos regresan de golpe a la mente de Alice, no sólo porque por fin se revelarán las respuestas a todas las preguntas que han surgido a lo largo de toda la historia, sino por la cuestión que se le planteará a Alice respecto a ello. ¿Qué hará cuando recupere la memoria? ¿Retornará a su vida como si nada hubiese ocurrido o se negará esta nueva Alice a desaparecer? 

Lo que Alice olvidó es un interesante relato sobre la identidad de uno mismo y sobre cómo la vida y las personas que nos rodean nos moldean. Familia, divorcio, amor, maternidad y la realización personal vuelven a ser los temas sobre los que recaerá el inesperado viaje de autodescubrimiento en el que se embarcarán Alice y sus conocidos más allegados. Quizás que Alice perdiese la memoria podría ser lo mejor que les haya sucedido a todos, ¿o no? Tendréis que leer la novela para descubrirlo. 

Autor/a
Liane Moriarty es una autora australiana. Su bibliografía la componen novelas como Three WishesThe Last AnniversaryWhat Alice Forgot, The Hypnotist’s Love Story Big Little Lies, todas ellas publicadas con éxito en todo el mundo. Sin embargo, su última novela The Husband's Secret (El secreto de mi marido) es la que la ha catapultado a la fama. Bajo el nombre de L.M. Moriarty es asimismo autora de la serie para niños Space Brigade. Liane vive en Sydney con su marido, su hijo y su hija.

Gracias por leer...

jueves, 29 de junio de 2017

Mis lecturas para el verano

¡Feliz verano! Como ya viene siendo costumbre y para animar los días de sol, he confeccionado una pequeña lista con las lecturas que espero que me acompañen durante los próximos meses. 



1. Trilogía Caballo de Fuego de Florencia Bonelli. Llevo posponiendo la lectura de estos libros más tiempo del que me gustaría admitir y, curiosamente, son los que más ganas tengo de leer de los que tengo pendientes en la estantería. Me encanta el estilo de esta autora y presiento que la historia de Eliah y Matilde me robará el corazón aún más de lo que ya lo hiciera Lo que dicen tus ojos, novela que precede de la trilogía. 


  

2. Tambores de otoño de Diana Gabaldon. ¿Qué sería de mi verano sin Claire y Jamie? Confieso que mi intención era leer este libro después de que terminara la tercera temporada de Outlander, pero como sabréis y si no, ya os lo digo yo, el estreno de la serie ha sido retrasado hasta septiembre (desgracia suprema). Sin embargo, nada me impedirá acompañar a Claire y a Jamie por tierras americanas en esta cuarta parte de la saga porque, lo creáis o no, echo de menos las andanzas de esta pareja y mucho más ahora que la familia se amplia con Roger y Brianna.  

3. The Foxe and the Hound de R. S. Grey. Una comedia romántica protagonizada por una chica cuya vida está patas arribas y un veterinario que en su afán por ayudar al perro de la heroína y gracias a una interesante propuesta terminará por robarle el corazón a la joven. Una lectura que promete ser el remedio perfecto para las tardes calurosas. 

4. Bajo cero (Iced) de Karen Marie Moning. Sexto volumen de mi saga de urban fantasy favorita. Sí, hablo de la maravillosa, mágica y sexy Fever, aunque en esta ocasión será de la mano de Dani Mega O'Malley con quien regresaremos a Dublín para descubrir qué le ha ocurrido a la humanidad tras la caída de los muros que separaban a los fae de los humanos. Estoy deseando reencontrarme con Mac, Barrons y compañía en esta aventura y qué mejor que comenzar este viaje con un nuevo y prometedor elenco de personajes como Dani y el misterioso Ryodan. 

Y a vosotr@s, ¿qué lecturas os acompañarán este verano? 

Gracias por leer...

lunes, 19 de junio de 2017

Reseña: Después de ti (Me Before You #2) - Jojo Moyes

Título: Después de ti 
Título original: After You
Autor/a: Jojo Moyes
Editorial: Suma de Letras
Pág. aprox.: 480
Precio aprox.: 9.95/ 6.60 (bolsillo)
Trilogía Me Before You
Yo antes de ti (Reseña)
Después de ti
Still Me (2018)
Sinopsis
Lou Clark tiene muchas preguntas:

¿Por qué ha terminado trabajando en el pub irlandés de un aeropuerto donde cada día tiene que ver cómo otras personas se van de viaje a conocer sitios nuevos?
¿Por qué a pesar de que ya lleva meses viviendo en su apartamento aún no se siente en casa?
¿Le perdonará su familia lo que hizo hace año y medio?
¿Y superará alguna vez la despedida del amor de su vida?
Lo único que Lou sabe con certeza es que algo ha de cambiar.

Y una noche sucede.

Pero ¿y si la desconocida que llama a su puerta tiene incluso más preguntas y ninguna de las respuestas que ella busca?
Si cierra la puerta, la vida continúa, sencilla, organizada, segura.
Si la abre, lo arriesga todo de nuevo.
Pero Lou una vez hizo una promesa para seguir adelante.
Y si quiere cumplirla tendrá que invitarla a entrar...


Opinión
¿Cómo reseñar la secuela de un libro que te dejó sin palabras, con lágrimas en los ojos y el corazón en un puño? Esa ha sido la pregunta a la que me he tenido que enfrentar los últimos meses desde que terminé After you o, en español, Después de ti, segunda parte de la maravillosa Yo antes de ti. Y es que, como comenté en su reseña, la historia de Will y Lou siempre tendría un hueco en mi corazón de lectora por todas las emociones que sus andanzas me provocaron, por lo que una segunda entrega que pudiera enturbiar esa sensación me aterraba sobremanera. Sin embargo, la curiosidad por descubrir qué más le deparaba a Lou en la aventura que es la vida me empujó a embarcarme en Después de ti y, si bien ha sido una lectura muy entretenida y que ayuda a conciliar los sentimientos que surgen tras la pérdida, este segundo capítulo en lo que finalmente será una trilogía carece de la magia y la emotividad que desprendía la inolvidable Me Before You

La pizpireta y alegre Louisa Clarke por fin le ha abierto los brazos al mundo que se extiende ahí fuera, más allá de su pequeño pueblo. Ha viajado por Europa, ha trabajado aquí y allá y se ha esforzado en honrar los deseos que Will albergaba para ella. Pese a todo, en algún punto de su travesía llegó el momento de volver a casa, enfrentarse a lo que había dejado atrás y empezar a perseguir sus sueños. Sin embargo, las cosas no son tan fáciles como imaginaba y, a pesar de lo que le había prometido a Will, las ambiciones de Lou se ven pospuestas y, sin saber cómo, termina trabajando en un pub irlandés del aeropuerto, en un piso en el que ni siquiera se siente como en casa y con una creciente sensación de soledad y tristeza. Todo cambia cuando una de las muchas noches en las que sube al tejado del edificio en su destino se cruzan personas que ayudarán a la dulce Lou a recuperar la luz que una vez la iluminaba, pero a las que ella también ayudará a encontrar el camino de vuelta a la vida. 

Lou Clarke, quien en otra época fuera una joven optimista y vivaracha, combate cada día la tristeza y el dolor por la pérdida del amor de su vida. Nuestra querida heroína se siente perdida. No hay nada que la entusiasme. Está aislada y sola. Y es que ¿cómo avanzar cuando la persona que la había convertido en una mejor versión de sí misma ya no está? Como Lou descubre a lo largo de la historia, el duelo por una persona amada nunca es fácil, pero si algo le pidió Will es que viviera y es lo que ella intentará hacer, aunque antes deberá encontrarse a sí misma. Para ello contará con el apoyo de su familia, de sus padres y de su hermana Treena, con quienes retoma una relación que nunca debió de haber abandonado, además de un pequeño grupo de personas que están pasando por lo mismo. Aparecerá también un nuevo interés amoroso para la protagonista, un atractivo paramédico llamado Sam a quien Lou deberá decidir si abrirle su corazón o cerrarse al amor para siempre. Y, como guinda del pastel, al nutrido grupo se unen los Traynor, quienes afrontan su dolor a su manera, y Lily, una joven que irrumpe en la vida de Lou justo en el momento menos oportuno y, al mismo tiempo, es exactamente el empuje que necesitaba para salir adelante. 

En un tono más ligero que Yo antes de tiDespués de ti narra los nuevos retos a los que debe enfrentarse Lou mientras trata de encontrarse a sí misma. No faltará el buen ánimo que caracterizaba a la protagonista en la novela anterior, su ingenuidad y su dulzura, su inherente bondad y esa resolución de asistir a quienes solicitan su ayuda. Cierto es que no se lo pondrán nada fácil, pero me ha encantado ver cómo Lou volvía a ser la chica vivaz que nos conquistó en Yo antes de ti, la joven luchadora y valiente que siempre ha sido. Así, Lou responderá a las inevitables cuestiones que surgen después de haber perdido a un ser querido, cómo siempre hay algo por lo que me merezca la pena luchar y lo más interesante de todo es que ese algo puede ser ella misma, sus sueños y sus esperanzas. Junto a Lou descubriremos que la vida continúa y aún así siempre habrá espacio para la amistad, la familia y el amor, no sólo de su familia y sus amigos, sino también para el recuerdo de quién se ha marchado. Y como era previsible, en Después de ti hay un nuevo interés amoroso para nuestra querida Lou, que si bien me ha caído bien y es un encanto, jamás estará a la altura del amor tan especial que vivieron Will y ella porque historias de amor como esa sólo se vive una vez en la vida. Sin embargo, tras esas últimas páginas parece que a Louisa Clarke aún le aguarda una última aventura y yo no puedo estar más que deseando acompañarla en este último viaje. 

Después de ti es una lectura amena y entretenida que si bien carece de la magia y la emoción que me enamorara en Yo antes de ti, ofrece al lector la oportunidad de acompañar a Lou en el capítulo de su vida posterior a la pérdida de quien fuera el amor de su vida. Miles de sentimientos, de personas y de situaciones irreverentes, cotidianas y muy humanas se conjugarán para demostrarle a Lou que aunque aún le queda mucho por vivir y mucho que aprender, sus sueños y ambiciones sólo están esperando a que se anime a alcanzarlos. ¿Se atreverá a dar el primer paso? 

Autor/a
Jojo Moyes es autora de libros que han sido bestsellers internacionales como The Girl You Left Behind; Honeymoon in Paris; Hasta siempre, mi amor; Yo antes de ti y Uno más uno. Además escribe para varios periódicos y revistas. Vive con su marido y sus tres hijos en una granja en Essex, Inglaterra. Yo antes de ti se ha convertido en un gran éxito en todos los países que se ha publicado y ha vendido más de 3 millones de ejemplares en todo el mundo.
Más información en: 
Web de la autora: jojomoyes.com
Web de la editorial: megustaleer.com
Gracias por leer...

lunes, 8 de mayo de 2017

Reseña: Lugares Oscuros (Dark Places) - Gillian Flynn

Título: Lugares Oscuros
Título original: Dark Places
Autor/a: Gillian Flynn
Editorial: Random House
Pág. aprox.: 408
Precio aprox.: 9.95
Sinopsis
Una historia adictiva y formidablemente escrita que, a través del misterio, indaga en el papel de la memoria y nos adentra en los sentimientos más crudos del ser humano.

Un thriller como solo Gillian Flynn, la autora de Perdida, sabe hacerlo.

Libby Day tenía siete años cuando su madre y sus dos hermanas fueron víctimas de lo que los medios llamaron la masacre de la granja de Kinnakee, Kansas. Ella salvó la vida y testificó contra su hermano Ben, a quien señaló como el culpable.

Veinticinco años después, el Kill Club -una sociedad secreta obsesionada con crímenes célebres- localiza a una Libby en franca decadencia y pretende que les ayude a escarbar en los cabos sueltos de aquella noche, quizá en busca de alguna prueba que absuelva a Ben. Ella aceptará remover el pasado y volver a contactar con personas a las que deseó olvidar, siempre y cuando reciba a cambio algún tipo de honorario.

Lo que Libby no sabe es que una verdad inimaginable saldrá a flote y la pondrá de nuevo en aquella misma situación: huyendo de la muerte en una carrera desquiciada.

Opinión
La madrugada del 3 de enero de 1985 tiene lugar una masacre en la granja familiar de los Day, en Kinnakee, Kansas. La única superviviente de tal atrocidad, Libby Day, la hija pequeña. Las víctimas, Patty, Debby y Michelle Day, la madre y las dos hijas mayores respectivamente, brutalmente asesinadas en lo que aparenta ser un sacrificio satánico. El culpable, Ben Day, único hijo varón de Patty Day. Veinticinco años más tarde y con Ben cumpliendo condena, los fondos que Libby recibió tras la tragedia ocurrida a su familia se están agotando y necesita dinero. Sin saber qué hacer y sin ningún plan de futuro, en un inesperado giro del destino, una sociedad secreta dedicada a resolver crímenes mediáticos conocida como el Kill Club se pone en contacto con Libby con la esperanza de que la joven arroje luz a los hechos acontecidos durante aquella terrible noche. Cuando Libby descubre que estas personas defienden la inocencia de su hermano Ben, contra quien ella testificó en el juicio, la joven se niega a colaborar. Su hermano es culpable, Ben mató a su madre y a sus hermanas aquella noche ¿o no? Con la duda sembrada y, más aún, necesitada de dinero, Libby accede a colaborar, siempre reticente, hasta que sus indagaciones la llevan a desenterrar una verdad que cambiará para siempre su percepción acerca de aquel terrorífico 3 de enero de 1985.

Uno de mis propósitos lectores desde que descubrí Perdida (Gone Girl) de Gillian Flynn era leer toda la, por desgracia, corta bibliografía de esta autora. El año pasado tuve el privilegio de leer The Grownup, un relato corto de terror que me puso los pelos de punta para después darle la vuelta a todo y dejarme con mil y una dudas, pero con la certeza de que Gillian Flynn se había convertido en una de mis escritoras favoritísimas, aunque ya lo era desde que conocí la retorcida historia de Nick y de Amy. Con sólo dos novelas pendientes y aprovechando que ya tenía en mi poder una de ellas, me decidí a empezar Lugares Oscuros (Dark Places) advertida de que era un thriller, como indica su propio título, oscuro y de situaciones que me revolverían el estómago. Ya os confirmo que así ha sido, porque para quien, como yo, no esté acostumbrado al thriller, Lugares Oscuros no es una lectura fácil. Sin embargo, lo he dicho siempre y me reafirmo en que Gillian Flynn tiene un talento excepcional y en la que fuera su segunda publicación demuestra que no teme adentrarse en la oscuridad que habita dentro del ser humano. 

En lo que es el sello personal de la autora, Lugares Oscuros cuenta con una protagonista femenina que rompe todos los estereotipos. Libby Day es una joven egoísta, vaga y calculadora, con cierta tendencia a la cleptomanía y que no se avergüenza de aprovecharse de los demás. Una mujer que ha sufrido y que ha perdido y no piensa desaprovechar la oportunidad de sacar dinero con ello. No siempre ha sido así, aunque su madre ya intuía cuán manipuladora era. Fue la pérdida de su familia a manos de aquella masacre lo que abocó a Libby a convertirse en la mujer que es en la actualidad. Una mujer que empieza siendo una antiheroína, a la que será difícil comprender, y que acaba por convertirse si no en la heroína de su propia vida, al menos en una mujer dispuesta a luchar por sí misma.  

Personajes como Libby Day son los que espero encontrarme cuando me adentro en las novelas de Gillian Flynn y, en esta ocasión, no decepciona. Es cierto que Libby no es un modelo de conducta, pero tampoco pretende serlo. Es una mujer con tacha y eso me ha encantado. La joven abraza quién es, reconoce sus faltas y todo aquello en lo que le gustaría mejorar y en la búsqueda por descubrir qué ocurrió aquella fatídica noche, también se dará cuenta del valor que tiene su propia vida para sí misma. Una evolución personal casi a trompicones, pero completamente fascinante. Sin embargo, no es la única. El resto de personajes implicados en el crimen de la granja de los Day y en cuyo desarrollo recae el peso de la trama es tan complejo como la propia Libby y asombra descubrir cómo Gillian Flynn ha creado personajes tan crudos y reales que más de una vez es insoportable seguir leyendo, imposible excusarles su comportamiento y más aún aceptar la propia naturaleza humana, personificada en estos imperfectos seres que sólo intentan hacer de su vida lo mejor que pueden con las cartas que les han tocado. De ellos no voy a aportar nada porque es una delicia casi morbosa conocerlos poco a poco, pero sí que me veo impelida a alabar su excelente trazado, en concreto los de Patty y Ben, quienes compartirán el protagonismo con Libby y en tercera persona narrarán los eventos acontecidos desde el 2 de enero de 1985 hasta la madrugada de los crímenes del día siguiente. Mención especial a todos los personajes femeninos de la novela, desde las hermanas Day, la tía Diane y Krissi Cates hasta Diondra, ejemplos de que ser mujer no implica ser un dechado de virtudes, sino un completo desastre y, aún así, ser tan reales como cualquiera. 

En cuanto a la trama, Lugares Oscuros tampoco se queda atrás y nos presenta una historia perfectamente hilada, donde cada pequeño detalle es una pieza más de este atroz puzzle impregnado de sangre. Es así como la novela nos sumerge de lleno en el corazón de Estados Unidos, donde humildes granjeros y vastos campos de trigo conviven con el tráfico de opiáceos y sacrificios hechos a Satanás. Una combinación que tuvo como resultado la masacre de Kinnakee, ¿o acaso todo eso del culto al diablo sólo fueron habladurías? Muchos rumores corrieron en Kansas después de aquello y, mientras Libby investiga cuánto de lo que se dijo después de aquella noche era verdad y hasta dónde alcanza la implicación de Ben, una inquietante y siniestra historia se nos revela poco a poco, tan adictiva que no querrás dejarla hasta resolver el sangriento crimen, pero tan oscura que te verás obligad@ a detenerte y procesar todo lo leído. 

Confieso que las sensaciones que me ha provocado la lectura de Lugares Oscuros es una de las razones por las que no me acerco al género del thriller. La mera descripción del asesinato de las víctimas y algunos de los eventos claves en los que se ven envueltos algunos de los personajes son tan espeluznantes que he tenido que racionar la lectura y despejar la mente en cuanto dejaba el libro porque la masacre de Kinnakee se negaba a soltarme. Un aspecto de la lectura que es necesario valorar, ya que si bien Lugares Oscuros me ha removido por dentro y no siempre en términos positivos, en líneas generales me ha parecido una novela impresionante y trepidante, llena de claroscuros, de personajes terriblemente imperfectos y con un final sorprendente que no decepciona. Además y como dato curioso me ha encantado ver cómo en Lugares Oscuros (Dark Places) ya se perfilan aspectos y temas que más tarde la autora tratará en Perdida (Gone Girl).  

Lugares Oscuros es un relato sombrío con el que Gillian Flynn demuestra, una vez más, lo brillantemente retorcido de su estilo. Una trama oscura y sobrecogedora, centrada en la resolución de un cruento asesinato en una desolada granja en el corazón de América y un elenco de personaje que jugaron a ser víctimas y verdugos de una tragedia que nunca debió de haber ocurrido, pero que marcó sus vidas para siempre. Una novela trepidante, estremecedora y muy adictiva, que invadirá tus pensamientos y te mantendrá al borde del asiento, dándole vueltas a los posibles escenarios que expliquen qué sucedió aquella noche de 1985 y quién es el culpable de tan atroz crimen sólo para descubrir que nada es lo que parece. Inquietantemente excelente. 

Autor/a
Gillian Flynn, escritora estadounidense y ex crítica de televisión para Entertainment Weekly, alcanzó la fama con su novela Perdida, que consiguió un extraordinario éxito de crítica y ventas. Su primera novela, Heridas abiertas, fue finalista del premio Edgar de novela negra y galardonada con el premio Fleming Steel Dagger 2007 al mejor thriller; la segunda, Lugares Oscuros (La llamada del Kill Club), fue elegida libro favorito del año por los reseñistas del New Yorker, mejor lectura del verano según la revista Week-end Today, mejor libro de 2009 según Publishers Weekly y mejor novela según el Chicago Tribune. Las novelas de Flynn han sido publicadas en veintiocho países. Gillian Flynn vive en Chicago con su marido y su hijo. (Megustaleer.com) 

Gracias por leer...