domingo, 22 de febrero de 2015

Cine: Cincuenta Sombras de Grey

Título: Cincuenta Sombras de Grey
Título original: Fifty Shades of Grey
Música: Danny Elfman
Fotografía: Seamus McGarvey
Guion: Kelly Marcel (Novela: E.L. James)
Director: Sam Taylor-Johnson
Reparto: 
Dakota Johnson, Jamie Dornan, Max Martini,
Eloise Mumford, Luke Grimes, Marcia Gray Harden,
Jennifer Ehle, Rita Ora, Andrew Airlie, Victor Rasuk,
Callum Keith Rennie, Anthony Konechny, 
Dylan Neal, Emily Fonda, Jason Cermak. 

Sinopsis: (filmaffinity.com)
Cuando Anastasia Steele, una estudiante de Literatura de la Universidad de Washington, en Seattle, recibe el encargo de entrevistar al popular y joven empresario Christian Grey, un millonario de 27 años, queda impresionada ante su extraordinario atractivo. La inexperta e inocente Ana intenta olvidarlo, pero no lo consigue. Cuando la pareja, por fin, inicia una apasionada relación, a Ana le sorprenden las peculiares prácticas eróticas de Grey, al tiempo que descubre los límites de sus más oscuros deseos.

Opinión:
Las palabras que definen a esta película son las de adaptación más esperada del año. Parece que todo el mundo respiraba durante las primeras semanas de febrero para asistir al cine más cercano y ver por fin si, por un lado, la película respondía a las expectativas de los fans y, por otro, para poder criticar algo que no deja de ser un fenómeno más. Yo reconozco que en su día me leí los libros y aunque me gustaron, sólo fueron una lectura más. Eso sí, el boom, tanto el bueno como el malo, me resultaba extremadamente pesado. Sin embargo, para hablar hay que saber de lo que se habla y admito que tenía curiosidad por saber cómo había quedado esta adaptación. Y tengo que decir que el resultado ha sido mejor de lo que esperaba, quizás porque mis expectativas eran bajas o porque cuando la gente no para de hablar de algo le acaba uno desarrollando cierta reticencia, pero el caso es que Cincuenta Sombras de Grey ha sido una película decente y aceptable. 

En primer lugar, la película es bastante fiel al libro, con diálogos sacados de las páginas de la novela. La trama se centra en Anastasia Steele y en cómo poco a poco su vida se mezcla con la del millonario Christian Grey, con sus peculiares gustos sexuales. Así, empieza una relación muy complicada para ambos protagonistas. Para ella esta es su primera experiencia con el sexo opuesto y para él no es fácil involucrarse con una mujer más allá del sexo. 

Como ocurre en la novela, la acción recae por completo en Anastasia y en su relación con Christian, por lo que el resto de aspectos, tales como amigos, familia e incluso trabajo (en serio, sigo sin saber en qué trabaja este hombre), queda relegado a un segundo plano. Por lo tanto, pese a que los actores secundarios están correctos en sus papeles, tampoco tienen el tiempo suficiente en pantalla para crearnos una opinión de ellos. Creo que hasta ahora no he contado nada nuevo que no sepan quienes se hayan leído la trilogía. 

Dakota Johnson, que creo que no soy la única a la que no convenció cuando fue elegida, está perfecta en su papel e incluso me atrevería a decir que su Anastasia es una versión más adecuada que la de la novela. Aquí muestra más confianza en sí misma y es más vivaz. Para mí es ella la que lleva el ritmo de la película y logra empatizar con el espectador. Por otra parte, Jamie Dornan me ha parecido que a ratos estaba muy bien como Christian, pero otras veces estaba muy forzado y rígido, como si no estuviera cómodo. Espero que en las siguientes logre afianzarse en el papel porque creo que podría hacerlo mucho mejor. No obstante, eso no impide que entre Dakota y Jamie haya una buena química que avanza a lo largo del metraje. 

Uno de los elementos que han hecho de esta trilogía lo que es corresponde al aspecto erótico y, concretamente, a los gustos del Señor Grey. Por supuesto, en la película hay sexo, no nos vamos a engañar, porque sea como sea, los libros versan sobre esta extraña historia de amor y los encuentros sexuales entre los protagonistas. Sin embargo, no esperéis encontrar una adaptación cargada de sexo, porque no lo es. Hay unas cuantas escenas, más o menos explícitas, algunos desnudos, sobre todo ella (no entiendo por qué siempre las mujeres se desnudan y los hombres no) y que, estoy segura, no escandalizarán a nadie, ya que hay muchas otras películas y series que lo tratan más abiertamente que esta. Lo mismo con el tema del BDSM, que si leísteis los libros sabréis que es algo que no llega a pasar de cosas muy, pero que muy light, por lo que no veréis nada que no ocurriese en los libros. Así que espero que con ello la gente se dé cuenta de que Cincuenta Sombras de Grey no es ni porno ni sadomasoquista, sólo una historia de amor entre una chica que no sabe cuando decir no y un hombre con gustos sexuales diferentes y muy posesivo con su pareja. 

Cincuenta Sombras de Grey es una adaptación que destaca debido al fenómeno fan que se ha creado alrededor de ella. No obstante, consigue ser una película amena, sexy, elegante y romántica. Dakota Johnson y Jamie Dornan están perfectos como estos ya célebres personajes, más ella que él, pero ambos logran que la relación de este millonario y esta inocente joven resulten en una película que no decepcionará a aquellos que disfrutaron con la trilogía.  

Trailer:
Gracias por leer...

1 comentario:

  1. ¡Hola!
    La película a mí me provocó risa xD La verdad es que me divertí al verla, pero no me parece una buena película...
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Puedes dejar tus comentarios acerca de lo que te ha parecido la entrada, pero el único requisito para hacerlo es que sea siempre con respeto. Los comentarios serán bien recibidos siempre y cuando no contengan spam ni insultos...