domingo, 10 de abril de 2016

Reseña: Fiebre Sangrienta (Fever #2) - Karen Marie Moning

Título: Fiebre Sangrienta
Título original: Bloodfever
Autor/a: Karen Marie Moning
Editorial: Terciopelo
Pág. aprox.: 304
Precio aprox.: 7.55 / 6.60 
Sinopsis
En su lucha por sobrevivir, Mac debe encontrar el Sinsar Dubh, un libro de magia negra con más de un millón de años de antigüedad, que contiene la clave para controlar el oscuro mundo de Fae. Perseguida por los asesinos de Fae y rodeada de extraños personajes de los que no se puede fiar, Mac se encuentra entre dos seres irresistibles: V'lane, el insaciable Fae, capaz de despertar pasiones sensuales que obsesionen a cualquier mujer, y el inaccesible Jericho Barrons, un hombre tan seductor como misterioso. Durante siglos, el reino de las sombras de Fae ha coexistido con el de los humanos. Ahora los muros entre ambos se derrumban y Mac es lo único que está en medio?

Opinión
Qué ganas tenía de volver a Dublín y reencontrarme con Mac y Barrons. El urban fantasy nunca ha sido un género por el que sienta interés, pero ya os digo que es imposible resistirse a la saga Fiebre. Quizás es por su heroína, una chica que debe aprender a valerse por sí misma en un mundo repleto de magia y en el que el peligro acecha en cada esquina; puede que sea por su enigmático y sexy protagonista masculino, de quien es más que probable que os enamoréis, a pesar de que ni siquiera sabemos qué o quién es. Lo que está claro es que esta extraña pareja y el mundo que la autora ha creado se unen de una manera tan extraordinaria que lo único que puedo hacer es aplaudir a Karen Marie Moning por conseguir que, con sólo dos libros, me haya atrapado en las redes de esta original saga y me haya descubierto un género literario y, qué mejor que hacerlo de la mano de Jericho Barrons y MacKayla Lane. 

Por curioso que parezca, me encuentro en la misma situación que estaba hace unos meses cuando me senté delante del ordenador a hacer la reseña de Fiebre Oscura, primer libro de la serie. Últimamente, apenas tengo tiempo para nada y mi inspiración para las reseñas no parece que vaya a volver en un futuro cercano. Sin embargo, voy a hacer un esfuerzo porque esta saga lo merece. Porque Mac y Barrons son una de las parejas más singulares, maravillosas y únicas que me he tenido el placer de leer; pero, sobre todo, porque el Dublín que ha creado la autora, con todos los personajes que lo pueblan, a cada cuál más peligroso y misterioso, es original a rabiar, lleno de secretos e incógnitas que estoy deseando descubrir.  

Fiebre Sangrienta comienza justo donde lo dejamos en Fiebre Oscura. Mac ha averiguado la identidad del asesino de su hermana y con ello, los planes de éste de acabar con la vida humana. Como todos los seres mágicos, Fae o, incluso humanos conocedores de la existencia de reliquias Seelie y Unseelie, este ser que se hace llamar Lord Master, también desea hacerse con el Sinsar Dubh, el Libro Oscuro. Por esta razón, Mac y Barrons deberán llegar al libro antes que nadie, para evitar que caiga en las manos equivocadas, aunque ¿cuáles son las intenciones de Barrons para con el libro? Mac aún no lo sabe y, si bien tampoco sabe si debe fiarse de él, Barrons es quien la ha mantenido con vida en un mundo cada vez más peligroso. Con una lista de enemigos cada vez más larga, Mac tendrá que aprender a utilizar sus capacidades de sidhe-seer para encontrar el Sinsar Dubh y cumplir así la última voluntad de su hermana, la razón de que viajara a Dublín. 

Si bien Fiebre Sangrienta no avanza en cuanto a la acción de la trama se refiere, sí lo hace en cuanto a la evolución de Mac. La chica que adoraba el rosa y pasar sus días junto a la piscina de su casa en Georgia no parece estar en ninguna parte. Mac ha tenido que madurar a golpes prácticamente, sin tener a nadie en quien confiar de verdad. Todo el mundo a su alrededor parece guardar un secreto y, por supuesto, todos tienen sus propios intereses, aquellos por los que están dispuestos a hacer lo que haga falta para conseguir lo que desean. Ante esto, Mac debe aprender a valerse por sí misma y a comprender qué y quién es, así como de lo que es capaz. Son esas las virtudes de Mac, una fuerza interior y una voluntad que no dejará que nadie quiebre, no mientras pueda. Cierto es que he tenido mis más y mis menos con ella, ya que su monólogo interior, especialmente en los primeros capítulos, era un poco tedioso y muy explicativo. Soy un poco injusta, puesto que este resumen de lo que había acontecido hasta ahora me puso al día a la perfección y me recordó aspectos que no recordaba con claridad, pero en cierto sentido ralentiza un poco la trama. Sin embargo y una vez que nos metemos de lleno en la historia, no he podido más que apreciar a Mac. Me parece increíble que, después de todo por lo que tiene que pasar sola y apenas sin ayuda, a excepción de Barrons, aún pueda seguir adelante y, lo que es más llamativo, fortaleciendo su carácter y su espíritu sin perder esa inocencia que la caracteriza.  

Mentiría si dijera que en Fiebre Sangrienta conocemos algo acerca del misterio que envuelve a Barrons, en todo caso, es aún más indescifrable. No tengo ni idea de qué o quién es, si es de este mundo o no, si es un Fae o no, y no creo que lo adivine hasta que Karen Marie Moning quiera. Jericho Barrons es sinónimo de enigma, uno tan complejo y oculto que es él quien decide cuándo revelárselo al lector y no al revés. En este segundo libro de la serie no aparece tanto como me gustaría, pero cuando lo hace, ay Dios mío. Qué hombre. Destila sensualidad, sexualidad y peligro por los cuatro costados. Su relación con Mac es, sin duda alguna, lo mejor de toda la novela y, sus conversaciones, de lo más divertidas y entretenidas. La conexión que se ha forjado entre ellos es de necesidad, pero también de algo más. Ambos se complementan, él la protege a ella en todo lo que pueda y ella le aporta frescura a su vida y luz a su oscuridad. Durante los últimos capítulos me encantó ver a un Barrons preocupado por Mac, por su bienestar más allá de su interés por el don de la chica, y, cómo no, de la creciente tensión sexual que existe entre ellos. Pese a que Mac se niega a creer que haya una pizca de atracción entre los dos, es evidente que las chispas saltan y que, poco a poco, están aceptando esos sentimientos que empiezan a surgir. 

Además de los dos protagonistas, en Fiebre Sangrienta aparecen personajes que ya conocimos en la entrega previa, como el príncipe Fae V'lane, a quien me encantaría seguir conociendo, y personajes completamente nuevos, como Dani O'Malley, una joven sidhe-seer que podría convertirse en una aliada para nuestra Mac. Todos suponen un poco aire fresco para la serie y contribuyen a hacer el mundo de Fiebre más complejo e interesante. Ahora bien, ¿quién logrará hacerse con el Sinsar Dubh? Mac cree saber dónde se encuentra, pero habrá que leer Fiebre Mágica para descubrir si está en lo cierto o no. No hace falta decir que será una de mis próximas lecturas. 

Fiebre Sangrienta es, pese a su escaso avance en la trama, tanto o más adictiva que su predecesora. Más secretos, más intrigas y más enemigos en un mundo cada vez más cambiante y peligroso. Mac y Barrons deberán unir fuerzas si quieren sobrevivir a la guerra que se avecina en las calles de Dublín, pero ¿en qué bando estarán cuando eso ocurra? 


*Orden de lectura de la saga. 
Saga Fever (Fiebre)
#1 Fiebre Oscura (Reseña)
#2 Fiebre Sangrienta
#3 Fiebre Mágica
#4 Fiebre Anhelada
#5 Fiebre Sombría
#6 Bajo Cero
#7 Abrasado
#8 Feverborn 
#9 Feversong 
Autor/a
Karen Marie Moning nació en Cincinnaty, Ohio. Es una autora de fama internacional y un gran éxito en ventas con su serie Fiebre del ya conocido y venerado género de la Urban Fantasy. Sus libros han aparecido en la lista de más vendidos del New York Times, USA Today, Publisher's Weekley, Wall Street Journal y The Washington Post, y ha recibido numerosos premios de la industria literaria incluyendo el RITA. También es autora de la serie Highlanders por la que se dio a conocer. Sus novelas han sido traducidas a más de catorce idiomas.

Gracias por leer...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar tus comentarios acerca de lo que te ha parecido la entrada, pero el único requisito para hacerlo es que sea siempre con respeto. Los comentarios serán bien recibidos siempre y cuando no contengan spam ni insultos...