domingo, 15 de marzo de 2015

Cine: Anna Karenina (2012)

Título: Anna Karenina
Música: Dario Marianelli
Fotografía: Seamus McGarvey
Guion: Tom Stoppard (Novela: León Tostói)
Director: Joe Wright
Reparto: 
Keira Knightley, Jude Law, Aaron Taylor-Johnson, Domhnall Gleeson, 
Matthew Macfadyen, Kelly Macdonald, Olivia Williams, Ruth Wilson, 
Emily Watson, Michelle Dockery, Jude Monk McGowan, Holliday Grainger, 
Luke Newberry, Alicia Vikander, Susanne Lothar,Oskar McNamara, Cara Delevigne.

Sinopsis: (Elséptimoarte.net)
La preciosa y vivaz Anna Karenina lleva la vida deseada por todas sus contemporáneas: está casada con Karenin, un importante funcionario al que ha dado un hijo, y su posición social en San Petersburgo es envidiable. Viaja a Moscú después de recibir una carta de su hermano, el mujeriego Oblonsky, pidiéndole ayuda para salvar su matrimonio con Dolly. En el tren, Anna conoce a la condesa Vronsky, a la que espera su hijo, el elegante oficial de caballería Vronsky. Cuando Anna es presentada al oficial, surge una chispa mutua que ninguno de los dos ignorará.

Opinión:
Desde que vi la versión de Orgullo y Prejuicio protagonizada por Keira Knightley y dirigida por Joe Wright, entró en mi lista de favoritos. Expiación (Atonement) la vi hace uno o dos años y aunque la primera vez no fue todo lo que esperaba, con el tiempo se ha convertido en una de esas películas que tengo que ver cada cierto tiempo y cuya calidad valoro cada vez más. Anna Karenina, la más reciente y última colaboración entre la actriz y el director, la vi en el cine, dispuesta a saber si el resultado sería tan maravilloso como los anteriores. Como película, Anna Karenina me encantó, pese a sus pequeños fallos, pero debo reconocer que como adaptación de la novela de Tolstoi (reseña) es una interpretación más romántica de la historia y menos crítica con el conjunto de la sociedad rusa.

Uno de los elementos más llamativos y originales que hacen de esta adaptación una película visualmente singular es que la acción está coreografiada la mayor parte del tiempo y, además, se desarrolla dentro de un teatro. El joven Levin se pasea entre bastidores, mientras en la zona de los asientos tiene lugar un baile. Pero si nos fijamos bien, puede que en menos de un minuto estemos en la casa de Oblonsky o en la estación de tren. 

A primera vista este recurso es un gran punto a favor del filme, pero al mismo tiempo juega en su contra. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que al principio resulta un poco agobiante, ya que tenemos la sensación de estar encerrados en un teatro donde todos y todo converge. Sin embargo, pronto esa original idea se desdibuja y se desvanece hacia la mitad de la película, donde los encuentros entre los personajes transcurren en habitaciones de casas normales, que aunque no las veamos, somos conscientes de que el teatro ya no está, o en bosques o zonas naturales, imposibles de meter entre cuatro paredes. Por suerte, hacia el tercio final volvemos de nuevo al teatro y se recupera esta singular ambientación, que pese a todo, está muy lograda. 


A esta ambientación contribuye el magnífico y precioso vestuario de los actores y de todo el reparto. Dios mío, qué vestidos más maravillosos, qué elegantes. Comento, además, que la película se alzó con el premio de la Academia en esta categoría y no me extraña. Los vestidos, abrigos y tocados que luce Keira Knightley a lo largo de toda la adaptación son extraordinarios.

En cuanto al reparto principal, todos están perfectos en sus papeles. Keira Knightley hace suyo al personaje y se convierte en una Anna llena de matices y sentimientos encontrados. Por otro lado, Jude Law como Karenin, Matthew Macfadyen (que para mí siempre será mi Darcy *-*) en la piel del alegre Stiva Oblonsky o Domhnall Gleeson como el sencillo y dulce Levin resultan más que convincentes con sus interpretaciones. Aaron Taylor-Johnson va dándole forma al conde Vronsky con cada segundo en pantalla. Al principio es demasiado distante y no conecta con el espectador, pero poco a poco y gracias a sus apariciones con Anna empiezas a ver el amor que ambos se profesan.

La adaptación que hace Joe Wright de Anna Karenina es diferente, original y única. De una belleza visual deslumbrante, la película peca de un ritmo pausado, pero cargado de romanticismo y pasión. El reparto, en el que destacan Keira Knightley y Aaron Taylor-Johnson, consigue que la historia envuelva al espectador en esta vorágine de sentimientos.  

Trailer:
Gracias por leer...

3 comentarios:

  1. La adaptación de Orgullo y prejuicio también es de mis favoritas :) Atonement la tengo pendiente aún, porque quiero leerme el libro primero, como me pasa con Anna Karenina. El tema es que el libro es tan condenadamente largo que nunca encuentro tiempo para ponerme con él... xD Algún día.
    Me quedo por aquí.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! No me he leído el libro de Anna Karenina, pero sí he visto esta película. No tenía pensado hacerlo, ya que no me atraen este tipo de historias, pero la verdad es que me gustó mucho. No creo que me lea el libro. Acabo de descubrir tu blog, ya te sigo :) Un saludo :)

    ResponderEliminar

Puedes dejar tus comentarios acerca de lo que te ha parecido la entrada, pero el único requisito para hacerlo es que sea siempre con respeto. Los comentarios serán bien recibidos siempre y cuando no contengan spam ni insultos...