viernes, 11 de diciembre de 2015

Reseña: Flores en la tormenta - Laura Kinsale

Título: Flores en la tormenta
Título original: Flowers From The Storm
Autor/a: Laura Kinsale
Editorial: DeBolsillo
Pág. aprox.: 544
Precio aprox.: 8.95
Sinopsis
«Laura Kinsale tiene el don de expresar fuertes emociones con una increíble sutileza. No se me ocurre otra escritora que posea su enorme talento. Es asombrosa.»
LISA KLEYPAS

Él era uno de los hombres más brillantes y seductores de la alta sociedad inglesa hasta que la tragedia le condenó a un mundo de silencio y locura; ella, un alma sencilla y generosa que creía en el poder de la redención. Y esta es una de las novelas de amor más hermosas y originales que se hayan escrito.

Desde que fue publicada en Estados Unidos, Flores en la tormenta se ha convertido en una de las historias románticas más elogiadas por crítica y público. Es uno de esos libros que, por la intensidad y la belleza con que logra transmitir los sentimientos, despierta la admiración de las mejores autoras del género. Pero, aún más importante, es una de esas novelas que las lectoras no se cansan de recomendar y que año tras año votan entre sus preferidas... porque para ellas Flores en la tormenta es, realmente, un título indispensable y una joya dentro del género.


Opinión
Christian Langland, duque de Jervaulx, era un atractivo libertino de la alta sociedad inglesa acostumbrado a hacer lo que quería cuando quería. Su interés por las matemáticas, materia que dominaba a la perfección, le llevó a entablar una relación profesional con el Sr. Timms e, indirectamente, con su hija, Arquimedea, dos cuáqueros de vida sencilla. Después de un desafortunado incidente que condena a Christian a un manicomio en el que se ve recluido a la soledad y la locura, su camino volverá a cruzarse con el de la dulce Maddy Timms, que asumirá como deber ayudar a Christian a recuperarse. Sin embargo, sentimientos ajenos a Maddy comenzarán a tomar control sobre su corazón, mientras Christian empieza no sólo a depender de ella, sino que también albergará verdadero amor por Maddy. Pero la situación familiar en la que se encuentra el duque de Jervaulx es aún más complicada de lo que creía y si no juega bien sus cartas podría perderlo todo, incluido el amor de Maddy, algo a lo que no está dispuesto a renunciar sin luchar. 

Flores en la tormenta está considerada un clásico de la romántica y, en cuanto te sumerges en sus páginas, entiendes el por qué. Una prosa elegante y cuidada, unos personajes tan reales como la vida misma, una ambientación histórica muy bien documentada y Christian Langland, duque de Jervaulx. No suelo hacer este tipo de menciones tan destacadas a los protagonistas, pero es que Christian se merece todo eso y más. Más de una vez estuve a punto de echarme a llorar por todo el sufrimiento que le acomete de repente, por sus luchas internas por hacerse entender, por su espíritu de superación y su fortaleza, pero, sobre todo, por el amor que le profesa a Maddy.   

Una de las cosas que más me ha gustado de Flores en la tormenta es la ambientación. Creo que son muy pocas las novelas que he leído que han estado tan maravillosamente documentadas como esta. Laura Kinsale nos traslada a la Inglaterra del siglo XIX y, concretamente, a las realidades que viven ambos protagonistas. Por un lado, Arquimedea/ Maddy Timms y su padre son cuáqueros y pertenecen a la Sociedad Religiosa de los Amigos. Esta religión profesa cosas como la sencillez o el pacifismo. El que Maddy sea así no está puesto al azar, sino que son sus creencias las que la empujan a querer ayudar a Christian después de que este sufra una apoplejía. Asimismo, es a través de Christian como descubrimos el tratamiento que se les daba en esa época a las personas que habían sufrido ese tipo de lesiones. El duque de Jervaulx se ve reducido a la nada. Todo el mundo le da por loco, lo tratan como a un animal y lo único en lo que piensa su familia es en arrebatarle sus riquezas y posesiones porque creen es un inválido. Sin embargo, gracias a la ayuda de Maddy, los amigos del propio Jervaulx y la fuerza de voluntad de Christian, el duque será capaz de recuperar todo aquello que le pertenece. 

El punto fuerte de la historia es, sin duda alguna, sus protagonistasMaddy y Christian son una de las mejores parejas que he tenido el placer de leer. La tensión que existe entre ellos, la más que palpable atracción, las diferencias tan marcadas que les separan, lo mucho que se complementan, el esfuerzo que hace Christian para poder ser mejor y merecer a la abnegada, pero firme Maddy. Podría estar días enumerando todo lo que me ha enamorado de la relación de estos dos, pero, para resumir, debo decir que es sencillamente perfecta

Flores en la tormenta está narrado en tercera persona, lo que nos permite acompañar tanto a Maddy como a Christian por esta inesperada aventura que los unirá para siempre ¿o no? Maddy es quizás la que más quebraderos de cabeza se ha llevado y la que más me ha desesperado a lo largo de toda la historia, pero es que la pobre mujer no sabe qué hacer con lo que siente cuando está con el duque de Jervaulx. Ella, acostumbrada a su vida sencilla, modesta y sin lujos, de repente se encuentra con las excentricidades y la fuerte voluntad de un duque que hará lo que sea para escapar de su familia. Pese a ello, me encanta cómo Maddy consigue ser fiel a sí misma y a sus principios, aunque dude de ellos muchas veces debido a la influencia de sus creencias religiosas. Sin embargo, no he podido evitar empatizar con Maddy y aplaudirla en más de una ocasión por cómo intenta ayudar lo mejor que puede a Christian y cómo, a pesar de que trata de evitarlo, cae rendida a sus encantos.   

Si hay algo que me ha enamorado por completo de Flores en la tormenta ese ha sido Christian. Desde que hace su primera aparición me ha sido imposible resistirme a él. Carismático, atractivo, inteligente, impetuoso, excéntrico, pero dulce y amable, con una fuerza interior que nadie podrá destruir si puede evitarlo. La apoplejía que le acomete le cambia por completo, apenas se reconoce a él mismo, que lo traten como a un loco tampoco le ayuda. Sin embargo, la mano amiga que le tiende Maddy es como un salvavidas en mitad del océano y él no duda en aferrarse a ella. En el camino, para su sorpresa, acaba enamorándose de ella y descubriendo partes de sí mismo que no sabía que tenía. Para mí, Christian es casi el protagonista absoluto de Flores en la tormenta, ya que la trama gira en torno a su recuperación y lo mucho que supone la presencia de Maddy en su vida. Su atractivo es tal que opaca al resto de personajes; está muy bien perfilado y en todo momento somos testigos de su enfermedad y lo mucho que le cuesta hacerse entender al haber perdido ciertas facultados, pero cómo paso a paso y gracias a Maddy, es capaz de empezar a avanzar de nuevo. Sin duda alguna, Laura Kinsale ha creado uno de esos héroes masculinos para la historia. 

Flores en la tormenta ha sido mi primer contacto con Laura Kinsale y tengo muy claro que quiero repetir. Su estilo es elegante, elaborado y exquisito. Además, la documentación, tanto histórica como en lo relacionado a la enfermedad de Christian y la religión de Maddy, que ha realizado es brillante. Cierto es que en ocasiones, sobre todo en la primera mitad de la novela, se me hizo un poco tedioso, pero en cuanto avanzas un poco más la historia te atrapa por completo y es imposible despegarte de sus páginas.   

Flores en la tormenta es una obra única, original y muy romántica. Laura Kinsale nos regala una historia de amor diferente, dulce y repleta de pasión que no puedo más que alabar por lo maravillosamente bonita que es. Me he enamorado del amor que surge entre Maddy y Christian, de cómo la autora logra transmitirnos sus anhelos y deseos, sus dudas y sus miedos. Una novela inolvidable e indispensable para todos los amantes del romance. Maravillosa.   

Autor/a
Laura Kinsale es una de las escritoras más reconocidas dentro de la literatura romántica gracias a sus historias cuidadas, intensas y originales. Escribe novelas que apetece leer y releer. Ha sido galardonada con el premio que concede la Asociación de Autores de Novela Romántica de Estados Unidos -del cual ha sido finalista también en varias ocasiones- y es admirada por las mejores escritoras de este género. Geóloga de formación, no empezó a escribir hasta los treinta y cinco años. Es autora de las novelas Flores en la tormenta, Sombra y estrella, El señor de la medianoche, Una dulce llama, Por el corazón de mi dama, Sueños del desierto, El profesor de francés, Luna de agosto, Una extraña locura, Magia dudosa y Corazón en sombras, donde Kinsale continúa la historia que inició en Por el corazón de mi dama.

Web de la autora: http://www.laurakinsale.com/

Gracias por leer...

1 comentario:

  1. ¡Holaaa! Te he nominado al premio Liebster Award. Si quieres saber más, entra en differentscolorsofthewind.blogspot.com

    ResponderEliminar

Puedes dejar tus comentarios acerca de lo que te ha parecido la entrada, pero el único requisito para hacerlo es que sea siempre con respeto. Los comentarios serán bien recibidos siempre y cuando no contengan spam ni insultos...